Así es como la valoración relativa puede ser una trampa

La valoración relativa es una forma sencilla de descubrir empresas de bajo precio con fundamentos sólidos. Como tal, los inversores utilizan múltiplos comparativos como la relación precio-ganancias (P / E), el múltiplo empresarial (EV / EBITDA) y la relación precio-valor contable (P / B) todo el tiempo para evaluar el valor relativo y el desempeño de las empresas., así como identificar oportunidades de compra y venta. El problema es que, si bien la valoración relativa es rápida y fácil de usar, puede ser una trampa para los inversores.

¿Qué es la valoración relativa?

El concepto detrás de la valoración relativa es simple y fácil de entender: el valor de una empresa se determina en relación con el precio de empresas similares en el mercado.

A continuación se explica cómo realizar una valoración relativa de una empresa que cotiza en bolsa:

  • Cree una lista de empresas comparables, a menudo pares de la industria, y obtenga sus valores de mercado.
  • Convierta estos valores de mercado en múltiplos comerciales comparables, como múltiplos P / U, P / B, valor empresarial a ventas y EV / EBITDA.
  • Compare los múltiplos de la empresa con los de sus pares para evaluar si la empresa está sobrevalorada o infravalorada.

No es de extrañar que la valoración relativa esté tan extendida. Los datos clave, incluidas las métricas y los múltiplos de la industria, están fácilmente disponibles en servicios para inversores como Reuters y Bloomberg. Además, los cálculos se pueden realizar con menos supuestos y menos esfuerzo que los modelos de valoración sofisticados como el análisis de flujo de efectivo descontado (DCF).

Cuidado con la trampa de la valoración relativa

La valoración relativa es rápida y sencilla, quizás. Pero dado que se basa en nada más que observaciones casuales de múltiples, puede salir mal fácilmente.

Considere una empresa conocida que sorprende al mercado con ganancias extremadamente sólidas. El precio de sus acciones da un gran salto merecidamente. De hecho, la valoración de la empresa aumenta tanto que sus acciones pronto cotizan a múltiplos de P / U dramáticamente más altos que los de otros actores de la industria. Pronto, los inversores se preguntan si los múltiplos de otros actores de la industria parecen baratos frente a los de la primera empresa. Después de todo, estas empresas pertenecen a la misma industria, ¿no es así?

Si la primera empresa está vendiendo ahora por muchas veces más que sus ganancias, entonces otras empresas también deberían negociar a niveles comparables, ¿verdad? No necesariamente. Las empresas pueden operar con múltiplos más bajos que los de sus pares por todo tipo de razones. Claro, a veces es porque el mercado aún no ha detectado el verdadero valor de la empresa, lo que significa que la empresa representa una oportunidad de compra. Otras veces, sin embargo, es mejor que los inversores se mantengan alejados. ¿Con qué frecuencia un inversor identifica una empresa que parece realmente barata solo para descubrir que la empresa y su negocio están al borde del colapso?

En 1998, cuando el precio de las acciones de Kmart se hundió, se convirtió en el favorito de algunos inversores. No pudieron evitar pensar en lo francamente baratas que se veían las acciones del gigante minorista en comparación con las de sus pares de mayor valor como Walmart y Target. Esos inversores de Kmart no se dieron cuenta de que el modelo de negocio era fundamentalmente defectuoso. Las ganancias de la compañía continuaron cayendo y estaban sobrecargadas de deudas, lo que llevó a Kmart a declararse en quiebra en 2002.

Los inversores deben tener cuidado con las acciones que se proclaman como «baratas». La mayoría de las veces, el argumento para comprar acciones supuestamente infravaloradas no es que la empresa tenga un balance sólido, productos excelentes o una ventaja competitiva. El problema es que la empresa puede parecer infravalorada porque cotiza en un sector sobrevalorado. O, como Kmart, la empresa podría tener deficiencias intrínsecas que justifiquen un múltiplo más bajo.

Los múltiplos se basan en la posibilidad de que el mercado pueda estar cometiendo un error de análisis comparativo, ya sea sobrevaloración o infravaloración. Una trampa de valor relativo es una empresa que parece una ganga en comparación con sus pares, pero no lo es. Los inversores pueden quedar tan atrapados en los múltiplos que no detectan problemas fundamentales con el balance general, las valoraciones históricas y, lo más importante, el plan de negocios.

Haga su tarea para evitar las trampas

La clave para mantenerse libre de trampas de valor relativo es la tarea extra. El desafío para los inversores es detectar la diferencia entre empresas y averiguar si una empresa merece un múltiplo más alto o más bajo que sus pares.

Para empezar, los inversores deben tener mucho cuidado al elegir empresas comparables. No es suficiente simplemente elegir empresas de la misma industria o negocio. Los inversores también deben identificar empresas que tengan fundamentos subyacentes similares.

Aswath Damodaran, autor de The Dark Side Of Valuation (2001), sostiene que cualquier diferencia fundamental entre empresas comparables que pueda afectar los múltiplos de las empresas debe analizarse a fondo en la valoración relativa. Todas las empresas, incluso las de la misma industria, contienen variables únicas, como el crecimiento, el riesgo y los patrones de flujo de efectivo, que determinan el múltiplo. Los inversores de Kmart, por ejemplo, se habrían beneficiado al examinar cómo los fundamentos, como el crecimiento de las ganancias y el riesgo de quiebra, se traducían en descuentos comerciales múltiples.

A continuación, los inversores harán bien en examinar cómo se formula el múltiplo. Es imperativo que el múltiplo se defina de manera coherente entre las empresas que se comparan. Recuerde, incluso los múltiplos conocidos pueden variar en su significado y uso.

Por ejemplo, digamos que una empresa parece cara en relación con sus pares según el múltiplo P / E bien utilizado. El numerador (precio de la acción) está definido de forma vaga. Si bien el precio actual de las acciones se usa generalmente en el numerador, hay inversionistas y analistas que usan el precio promedio durante el año anterior.

También hay muchas variantes en el denominador. Las ganancias pueden ser las del estado de cuenta anual más reciente, el último trimestre informado o las ganancias pronosticadas para el próximo año. Las ganancias se pueden calcular con las acciones en circulación o se pueden diluir por completo. También puede incluir o excluir elementos extraordinarios. Hemos visto en el pasado que las ganancias reportadas dejan a las empresas con mucho espacio para la contabilidad y la manipulación creativas. Los inversores deben discernir empresa por empresa lo que significa el múltiplo.

La línea de fondo

Los inversores necesitan todas las herramientas que puedan tener en sus manos para realizar evaluaciones razonables del valor de la empresa. Llena de trampas y escollos, la valoración relativa debe usarse junto con otras herramientas como DCF para un indicador más preciso de cuánto valen realmente las acciones de una empresa.