Brexit

Tabla de contenido

Expandir

¿Qué es el Brexit?

Brexit es un acrónimo de las palabras «británico» y «salida» acuñadas para referirse a la decisión del Reino Unido en un referéndum del 23 de junio de 2016 de abandonar la Unión Europea (UE). Brexit tuvo lugar a las 11 pm hora media de Greenwich, 31 de enero de 2020.

El 24 de diciembre de 2020, el Reino Unido y la UE firmaron un acuerdo de libre comercio provisional que garantiza que las dos partes puedan comerciar bienes sin aranceles ni cuotas. Sin embargo, los detalles clave de la relación futura siguen siendo inciertos, como el comercio de servicios, que representa el 80% de la economía del Reino Unido. Esto impidió unBrexit»sin acuerdo «, que habría sidosignificativamente perjudicial para la economía del Reino Unido. Fue aprobado por el parlamento del Reino Unido, pero aún debe ser aprobado por el parlamento de la UE. Sin embargo, la UE puso el acuerdo en vigor provisionalmente el 1 de enero de 2021 durante dos meses mientras su parlamento lo examina y se toma el tiempo para ratificarlo. Si bien el acuerdo permite el comercio libre de aranceles y cuotas, el comercio entre el Reino Unido y la UE aún enfrenta controles aduaneros, lo que significa que el comercio no es tan fluido como cuando el Reino Unido era miembro de la UE.3

El referéndum

«Leave» ganó el referéndum de junio de 2016 con el 51,9% de los votos, o 17,4 millones de votos;»Remain» recibió el 48,1%, o 16,1 millones. La participación fue del 72,2%. Los resultados se contabilizaron en todo el Reino Unido, pero las cifras generales ocultan marcadas diferencias regionales: el 53,4% de los votantes ingleses apoyó el Brexit, en comparación con solo el 38% de los votantes escoceses. Debido a que Inglaterra representa la gran mayoría de la población del Reino Unido, el apoyo allí influyó en el resultado a favor del Brexit. Si la votación se hubiera realizado solo en Gales (donde también ganó «Leave»), Escocia e Irlanda del Norte, Brexit habría recibido menos del 45% de los votos.

El resultado de la votación desafió las expectativas y sacudió los mercados globales, lo que provocó que la libra esterlina cayera a su nivel más bajo frente al dólar en 30 años. El ex primer ministro David Cameron, quien convocó el referéndum e hizo campaña para que el Reino Unido permaneciera en la UE, anunció su renuncia al día siguiente. Fue reemplazado como líder del Partido Conservador y Primer Ministro por Theresa May en julio de 2016.

El período de negociación del artículo 50

El proceso de salida de la UE comenzó formalmente el 29 de marzo de 2017, cuando May activó el  artículo 50 del Tratado de Lisboa. El Reino Unido tenía inicialmente dos años a partir de esa fecha para negociar una nueva relación con la UE. Tras una elección anticipada el 8 de junio de 2017, May siguió siendo el líder del país. Sin embargo, los conservadores perdieron su mayoría absoluta en el Parlamento y acordaron un acuerdo con el Partido Unionista Democrático Euroescéptico (DUP). Más tarde, esto le causó algunas dificultades a May para que el Parlamento aprobara su Acuerdo de Retirada.

Las conversaciones comenzaron el 19 de junio de 2017.  Preguntas giraron alrededor del proceso, en parte porque la constitución británica no está escrita y en parte porque ningún país ha abandonado la UE utilizando el artículo 50 antes (Argelia abandonó al predecesor de la UE a través de su independencia de Francia en 1962). y Groenlandia, un territorio danés autónomo, abandonado mediante un tratado especial en 1985).

El 25 de noviembre de 2018, Gran Bretaña y la UE acordaron un Acuerdo de Retirada de 599 páginas, un acuerdo Brexit, que aborda temas como los derechos de los ciudadanos, el proyecto de ley de divorcio y la frontera irlandesa.8 El Parlamento votó por primera vez sobre este acuerdo el martes 15 de enero de 2019. Los miembros del Parlamento votaron 432-202 para rechazar el acuerdo, la mayor derrota de un gobierno en la Cámara de los Comunes en la historia reciente.

May renunció como líder del partido el 7 de junio de 2019 después de fallar tres veces en obtener el acuerdo que negoció con la UE aprobado por la Cámara de los Comunes. Al mes siguiente, Boris Johnson, ex alcalde de Londres, ministro de Relaciones Exteriores y editor del periódico The Spectator, fue elegido primer ministro.

Johnson, un partidario del Brexit de línea dura, hizo campaña en una plataforma para salir de la UE antes de la fecha límite de octubre «hacer o morir» y dijo que estaba preparado para salir de la UE sin un acuerdo. negociadores del Reino Unido y la UE acordaron un nuevo acuerdo de divorcio el 17 de octubre. La principal diferencia con el acuerdo de May es que la cláusula de respaldo irlandés ha sido reemplazada por un nuevo acuerdo. El protocolo revisado sobre Irlanda e Irlanda del Norte está disponible para leer aquí.

Otro momento histórico ocurrió en agosto de 2019 cuando el primer ministro Boris Johnson solicitó a la Reina que suspendiera el Parlamento desde mediados de septiembre hasta el 14 de octubre, y ella lo aprobó. Esto fue visto como una estratagema para evitar que los miembros del Parlamento (MP) bloqueen una salida caótica de la UE y algunos incluso lo llamaron una especie de golpe de Estado. Los 11 jueces de la Corte Suprema consideraron unánimemente la medida ilegal el 24 de septiembre y la revocaron.

El período de negociación también ha visto a los partidos políticos británicos enfrentarse a sus propias crisis. Los legisladores han dejado en protesta tanto al Partido Conservador como al Laborista. Ha habido denuncias de antisemitismo en el Partido Laborista y Corbyn ha sido criticado por su manejo del tema. En septiembre, el primer ministro Boris Johnson expulsó a 21 diputados por votar para retrasar el Brexit.

Se esperaba que el Reino Unido abandonara la UE antes del 31 de octubre de 2019, pero el Parlamento del Reino Unido votó para obligar al gobierno a buscar una extensión del plazo y también retrasó la votación sobre el nuevo acuerdo. Boris Johnson luego convocó a elecciones generales. En la elección del 12 de diciembre, la tercera elección general en menos de cinco años, el Partido Conservador de Johnson ganó una gran mayoría de 364 escaños en la Cámara de los Comunes de los 650 escaños. Lo logró a pesar de recibir solo el 42% de los votos, debido a que sus oponentes estaban divididos entre múltiples partidos.

Negociaciones Brexit

El principal negociador de Gran Bretaña en las conversaciones con Bruselas fue David Davis, un parlamentario de Yorkshire, hasta el 9 de julio de 2018, cuando renunció. Fue reemplazado por el ministro de Vivienda, Dominic Raab, como secretario del Brexit. Raab renunció en protesta por el acuerdo de May el 15 de noviembre de 2018. Fue reemplazado por el ministro de salud y atención social Stephen Barclay al día siguiente.

El principal negociador de la UE es Michel Barnier, un político francés.

Las conversaciones preparatorias sobre las conversaciones expusieron divisiones en los enfoques del proceso de las dos partes. El Reino Unido quería negociar los términos de su retirada junto con los términos de su relación posterior al Brexit con Europa, mientras que Bruselas quería avanzar lo suficiente en los términos del divorcio para octubre de 2017, solo entonces pasando a un acuerdo comercial. En una concesión que tanto los comentaristas a favor como en contra del Brexit tomaron como un signo de debilidad, los negociadores del Reino Unido aceptaron el enfoque secuencial de la UE.

Derechos de los ciudadanos

Una de las cuestiones políticamente más espinosas a las que se enfrentan los negociadores del Brexit han sido los derechos de los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido y los ciudadanos del Reino Unido que viven en la UE.

El Acuerdo de Retirada permite la libre circulación de ciudadanos de la UE y el Reino Unido hasta el final del período de transición. Después del período de transición, mantendrán sus derechos de residencia si continúan trabajando, tienen recursos suficientes o son parientes de alguien que lo hace. Para actualizar su estado de residencia a permanente, tendrían que presentar una solicitud a la nación anfitriona. Los derechos de estos ciudadanos pueden ser quitados abruptamente si Gran Bretaña colapsa sin ratificar un acuerdo.

Los ciudadanos de la UE han abandonado cada vez más el Reino Unido desde el referéndum.»La migración neta de la UE, aunque sigue aumentando a la población en su conjunto, ha caído a un nivel visto por última vez en 2009. También estamos viendo ahora que más ciudadanos de la UE8, los de países de Europa central y oriental, por ejemplo, Polonia, abandonan el Reino Unido que llegar ”, dijo Jay Lindop, Director del Centro para la Migración Internacional, en un informe trimestral del gobierno publicado en febrero de 2019.

dieciséis

El Parlamento británico luchó por los derechos de los ciudadanos de la UE a permanecer en el Reino Unido después del Brexit, ventilando públicamente las divisiones internas sobre la migración. Tras el referéndum y la renuncia de Cameron, el gobierno de May concluyó que, bajo la «prerrogativa real», tenía el derecho de activar el Artículo 50 y comenzar el proceso de retiro formal por su cuenta. La Corte Suprema del Reino Unido intervino y dictaminó que el Parlamento tenía que autorizar la medida, y la Cámara de los Lores enmendó el proyecto de ley resultante para garantizar los derechos de los residentes nacidos en la UE. La Cámara de los Comunes, que tenía una mayoría conservadora en ese momento, anuló la enmienda y el proyecto de ley no enmendado se convirtió en ley el 16 de marzo de 2017.

dieciséis

Los opositores conservadores de la enmienda argumentaron que las garantías unilaterales erosionaron la posición negociadora de Gran Bretaña, mientras que los partidarios dijeron que los ciudadanos de la UE no deberían ser utilizados como «moneda de cambio». También se presentaron argumentos económicos: mientras que un tercio de los expatriados del Reino Unido en Europa son jubilados, los inmigrantes de la UE tienen más probabilidades de trabajar que los británicos nativos. Ese hecho sugiere que los inmigrantes de la UE contribuyen en mayor medida a la economía que sus homólogos del Reino Unido; por otra parte, los partidarios de «Leave» interpretan estos datos como si apuntaran a la competencia extranjera por los escasos trabajos en Gran Bretaña.

Liquidación financiera Brexit

El «proyecto de ley Brexit» es el acuerdo financiero que el Reino Unido debe a Bruselas tras su retirada.

El Acuerdo de Retirada no menciona una cifra específica, pero se estima en hasta £ 32,8 mil millones, según Downing Street. La suma total incluye la contribución financiera que hará el Reino Unido durante el período de transición, ya que actuará como estado miembro de la UE y su contribución a los compromisos presupuestarios pendientes de la UE para 2020.

El Reino Unido también recibirá financiación de los programas de la UE durante el período de transición y una parte de sus activos al final del mismo, que incluye el capital que pagó al Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Un acuerdo de diciembre de 2017 resolvió este antiguo escollo que amenazaba con descarrilar por completo las negociaciones. El equipo de Barnier lanzó la primera andanada en mayo de 2017 con la publicación de un documento que enumera las 70 entidades que tomaría en cuenta al tabular el proyecto de ley. El Financial Times estimó que la cantidad bruta solicitada sería de 100 000 millones de euros;neto de ciertos activos del Reino Unido, la factura final sería «en la región de 55.000 millones de euros a 75.000 millones de euros».

Mientras tanto, el equipo de Davis rechazó las demandas de la UE de presentar la metodología preferida del Reino Unido para contabilizar la factura. En agosto, le dijo a la BBC que no se comprometería con una cifra para octubre, fecha límite para evaluar «avances suficientes» en temas como el proyecto de ley. Al mes siguiente, dijo a la Cámara de los Comunes que las negociaciones del proyecto de ley Brexit podrían continuar «durante toda la duración de la negociación».

Davis presentó esta negativa a la Cámara de los Lores como una táctica de negociación, pero la política interna probablemente explica su reticencia. Boris Johnson, quien hizo campaña a favor del Brexit, calificó las estimaciones de la UE como «exorbitantes» el 11 de julio de 2017 y estuvo de acuerdo con un parlamentario conservador en que Bruselas podría «ir a silbar» si querían «un centavo».

Sin embargo, en su discurso de septiembre de 2017 en Florencia, May dijo que el Reino Unido «honrará los compromisos que hemos hecho durante el período de nuestra membresía». Michel Barnier confirmó a los periodistas en octubre de 2019 que Gran Bretaña pagaría lo que se debía.

La frontera de Irlanda del Norte

El nuevo Acuerdo de Retirada reemplaza la controvertida disposición de respaldo irlandesa por un protocolo. El acuerdo revisado dice que todo el Reino Unido abandonará la unión aduanera de la UE tras el Brexit, pero Irlanda del Norte seguirá las regulaciones de la UE y las leyes del IVA cuando se trata de bienes y el gobierno del Reino Unido cobrará el IVA en nombre de la UE. Esto significa que habrá una frontera aduanera limitada en el Mar de Irlanda con controles en los principales puertos. Cuatro años después del final del período de transición, la asamblea de Irlanda del Norte podrá votar sobre este acuerdo.

El respaldo surgió como la principal razón del estancamiento del Brexit. Era una garantía de que no habría una «frontera dura» entre Irlanda del Norte e Irlanda. Fue una póliza de seguro que mantuvo a Gran Bretaña en la unión aduanera de la UE con Irlanda del Norte siguiendo las reglas del mercado único de la UE. El respaldo, que estaba destinado a ser temporal y reemplazado por un acuerdo posterior, solo podría eliminarse si tanto Gran Bretaña como la UE dieron su consentimiento. El 24 de mayo no pudo obtener suficiente apoyo para su acuerdo debido a ello. Los parlamentarios euroescépticos querían que ella añadiera cambios legalmente vinculantes, ya que temían que comprometiera la autonomía del país y pudiera durar indefinidamente. Los líderes de la UE se han negado hasta ahora a eliminarlo y también han descartado un límite de tiempo o otorgar a Gran Bretaña el poder para eliminarlo. El 11 de marzo de 2019, las dos partes firmaron un pacto en Estrasburgo que no cambió el Acuerdo de Retirada, pero agregó «garantías legales significativas». No fue suficiente para convencer a los partidarios del Brexit de línea dura.

Durante décadas durante la segunda mitad del siglo XX, la violencia entre protestantes y católicos empañó Irlanda del Norte, y la frontera entre el campo del Reino Unido y la República de Irlanda al sur se militarizó. El Acuerdo del Viernes Santo de 1998 convirtió la frontera en casi invisible, excepto por las señales de límite de velocidad, que cambian de millas por hora en el norte a kilómetros por hora en el sur.

Tanto los negociadores del Reino Unido como de la UE se preocupan por las consecuencias de restablecer los controles fronterizos, como podría tener que hacer Gran Bretaña para poner fin a la libertad de circulación desde la UE. Sin embargo, salir de la unión aduanera sin imponer controles aduaneros en la frontera de Irlanda del Norte o entre Irlanda del Norte y el resto de Gran Bretaña deja la puerta abierta de par en par al contrabando. Este importante y único desafío es una de las razones que más citan los defensores del «Brexit suave» a favor de permanecer en la unión aduanera de la UE y quizás en su mercado único. En otras palabras, el enigma de Irlanda del Norte puede haber creado una puerta trasera para un Brexit suave.

El problema se complica aún más por la elección de los conservadores del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte como socio de coalición: el DUP se opuso al Acuerdo del Viernes Santo y, a diferencia del líder de los conservadores en ese momento, hizo campaña por el Brexit. Según el Acuerdo del Viernes Santo, el gobierno del Reino Unido debe supervisar Irlanda del Norte con «rigurosa imparcialidad»;eso puede resultar difícil para un gobierno que depende de la cooperación de un partido con una base de apoyo mayoritariamente protestante y conexiones históricas con grupos paramilitares protestantes.

Argumentos a favor y en contra del Brexit

Los votantes del «abandono» basaron su apoyo al Brexit en una variedad de factores, incluida la crisis de la deuda europea, la inmigración, el terrorismo y el arrastre percibido de la burocracia de Bruselas sobre la economía del Reino Unido. Gran Bretaña ha sido cautelosa durante mucho tiempo con los proyectos de la Unión Europea, que los que abandonan creen que amenazan la soberanía del Reino Unido: el país nunca optó por la unión monetaria de la Unión Europea, lo que significa que usa la libra en lugar del  euro. También permaneció fuera del espacio Schengen, lo que significa que no comparte fronteras abiertas con otras naciones europeas.

Los opositores al Brexit también citan una serie de razones para su posición. Uno es el riesgo que implica salir del proceso de toma de decisiones de la UE, dado que es, con mucho, el principal destino de las exportaciones del Reino Unido. Otro son los beneficios económicos y sociales de las «cuatro libertades» de la UE: la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas a través de las fronteras. Un hilo común en ambos argumentos es que salir de la UE desestabilizaría la economía del Reino Unido a corto plazo y empobrecería al país a largo plazo. En julio de 2018, el gabinete de May sufrió otra reorganización cuando Boris Johnson renunció como ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido y David Davis renunció como ministro del Brexit por los planes de May de mantener estrechos vínculos con la UE. Johnson fue reemplazado por Jeremy Hunt, quien favoreció un Brexit suave.

Algunas instituciones estatales respaldaron los argumentos económicos de los Remainers: elgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, calificó al Brexit como » Organización Mundial del Comercio (OMC).28

Adaptado del análisis de HM Treasury: el impacto económico a largo plazo de la pertenencia a la UE y las alternativas, abril de 2016.

* Expresado en términos de PIB de 2015 a precios de 2015, redondeado a las 100 libras esterlinas más cercanas.

Los partidarios del abandono tendían a descartar tales proyecciones económicas bajo la etiqueta «Proyecto Miedo». Un equipo pro-Brexit asociado con el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), que se fundó para oponerse a la membresía de la UE, respondió diciendo que el «peor escenario del Tesoro de £ 4,300 por hogar es un precio de ganga para la restauración de la independencia nacional y fronteras seguras y protegidas «.

Aunque los egresados ​​han tendido a enfatizar cuestiones de orgullo nacional, seguridad y soberanía, también reúnen argumentos económicos. Por ejemplo, Boris Johnson, que fue alcalde de Londres hasta mayo de 2016 y se convirtió en secretario de Relaciones Exteriores cuando May asumió el cargo, dijo en la víspera de la votación: «Los políticos de la UE abrirían la puerta a un acuerdo comercial» el día después de la votación., a la luz de sus «intereses comerciales». Labor Leave, el grupo laborista pro-Brexit, fue coautor de un informe con un grupo de economistas en septiembre de 2017 que pronosticaba un aumento del 7% en el PIB anual, y las mayores ganancias iban a parar a las personas con menores ingresos.

Vote Leave, la campaña oficial a favor del Brexit, encabezó la página «Por qué votar Leave» en su sitio web con la afirmación de que el Reino Unido podría ahorrar 350 millones de libras esterlinas por semana: «podemos gastar nuestro dinero en nuestras prioridades como el NHS [National Health Servicio], escuelas y vivienda «. En mayo de 2016, la Autoridad de Estadísticas del Reino Unido, un organismo público independiente, dijo que la cifra es bruta en lugar de neta, lo que «es engañoso y socava la confianza en las estadísticas oficiales». Sin embargo, una encuesta realizada a mediados de junio por Ipsos MORI encontró que el 47% del país creía en la afirmación. El día después del referéndum, Nigel Farage, quien cofundó UKIP y lo dirigió hasta ese noviembre, desautorizó la figura y dijo que no estaba estrechamente asociado con Vote Leave. May también se ha negado a confirmar las promesas del NHS de Vote Leave desde que asumió el cargo.

Respuesta económica del Brexit

Aunque Gran Bretaña ha abandonado oficialmente la UE, el año 2020 es un período de transición e implementación. Hasta que se tomen y finalicen una variedad de decisiones, el comercio y las aduanas continúan como antes, por lo que no hay muchas cosas en el día a día que parezcan diferentes para las personas que viven en el Reino Unido.

Aun así, la decisión de abandonar la UE ha tenido un efecto en la economía británica.

El crecimiento del PIB del país se desaceleró a alrededor del 1,4% en 2018 desde el 1,9% tanto en 2017 como en 2016 a medida que la inversión empresarial se desplomó. El FMI predice que la economía del país crecerá al 1,3% en 2019 y al 1,4% en 2020. El Banco de Inglaterra recortó su pronóstico de crecimiento para 2019 al 1,2%, el más bajo desde la crisis financiera.

La tasa de desempleo del Reino Unido llegó a un mínimo de 44 años en el 3,9% en los tres meses a Jan. 2019. Los expertos atribuyen esto a los empleadores que prefieren retener a los trabajadores en lugar de invertir en nuevos proyectos importantes.

En 2018, la libra logró recuperar las pérdidas que sufrió después de la votación del Brexit, pero reaccionó negativamente a medida que aumentaba la probabilidad de un Brexit sin acuerdo. La moneda podría recuperarse si se aprueba un acuerdo de «Brexit suave» o si se retrasa el Brexit.

Si bien la caída en el valor de la libra ha ayudado a los exportadores, el mayor precio de las importaciones se traspasó a los consumidores y ha tenido un impacto significativo en la tasa de inflación anual. La inflación del IPC alcanzó el 3,1% en los 12 meses previos a noviembre de 2017, un máximo de casi seis años que superó con creces el objetivo del 2% del Banco de Inglaterra. La inflación finalmente comenzó a caer en 2018 con la caída de los precios del petróleo y el gas y se situó en 1.8% en enero de 2019.42

Un informe de julio de 2017 de la Cámara de los Lores citó evidencia de que las empresas del Reino Unido tendrían que aumentar los salarios para atraer trabajadores nativos después del Brexit, lo que «probablemente conducirá a precios más altos para los consumidores».

Se espera que el comercio internacional caiga debido al Brexit, incluso si Gran Bretaña negocia una serie de acuerdos de libre comercio. La Dra. Monique Ebell, ex directora asociada de investigación del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social, pronostica una reducción del -22% en el comercio total de bienes y servicios del Reino Unido si la membresía de la UE es reemplazada por un acuerdo de libre comercio. Otros acuerdos de libre comercio probablemente no podrían tomar el relevo: Ebell ve un pacto con los BRIICS (Brasil, Rusia, India, Indonesia, China y Sudáfrica) que impulsa el comercio total en un 2,2%;un pacto con EE. UU., Canadá, Australia y Nueva Zelanda funcionaría un poco mejor, con un 2,6%.

«El mercado único es un acuerdo comercial muy profundo y completo destinado a reducir las barreras no arancelarias», escribió Ebell en enero de 2017, «mientras que la mayoría de los [acuerdos de libre comercio] fuera de la UE parecen ser bastante ineficaces para reducir las barreras no arancelarias». barreras que son importantes para el comercio de servicios «.

Elecciones Generales de junio de 2017

El 18 de abril, May pidió que se celebraran elecciones anticipadas el 8 de junio, a pesar de las promesas anteriores de no celebrar una hasta 2020. Las encuestas en ese momento sugirieron que May ampliaría su escasa mayoría parlamentaria de 330 escaños (hay 650 escaños en el Los comunes). Sin embargo, el trabajo ganó rápidamente en las encuestas, ayudado por un vergonzoso giro tory en una propuesta de fincas para financiar la atención al final de la vida.

Los conservadores perdieron su mayoría, ganando 318 escaños frente a los 262 laboristas. El Partido Nacional Escocés ganó 35, y otros partidos se llevaron 35. El Parlamento colgado resultante arrojó dudas sobre el mandato de May para negociar el Brexit y llevó a los líderes del Partido Laborista y los Demócratas Liberales a convocar en mayo para renunciar.

Hablando frente a la residencia del primer ministro en el número 10 de Downing Street, May rechazó los llamados para que abandonara su cargo, diciendo: «Está claro que solo el Partido Conservador y Unionista», el nombre oficial de los Tories, «tiene la legitimidad y capacidad de proporcionar esa certeza al comandar una mayoría en la Cámara de los Comunes «. Los conservadores llegaron a un acuerdo con el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, que ganó 10 escaños, para formar una coalición. La fiesta es poco conocida fuera de Irlanda del Norte, a juzgar por una ola de búsquedas curiosas en Google que provocaron el colapso del sitio del DUP.

May presentó las elecciones como una oportunidad para que los conservadores solidifiquen su mandato y fortalezcan su posición negociadora con Bruselas. Pero esto salió por la culata.

«La elección sirvió para difundir, no para concentrar el poder político, especialmente con respecto al Brexit», escribió el corresponsal político de Sky News Lewis Goodall Desde la noche de las elecciones, Bruselas no solo ha estado lidiando con el número 10, sino también con la Cámara de los Comunes».

Tras las elecciones, muchos esperaban que la posición del gobierno sobre el Brexit se suavizara, y tenían razón. May publicó un libro blanco sobre el Brexit en julio de 2018 que mencionaba un «acuerdo de asociación» y una zona de libre comercio de mercancías con la UE. David Davis renunció como secretario del Brexit y Boris Johnson renunció como secretario de Relaciones Exteriores en protesta.

Pero las elecciones también aumentaron la posibilidad de un Brexit sin acuerdo. Como predijo el Financial Times, el resultado hizo a May más vulnerable a la presión de los euroescépticos y sus socios de la coalición. Vimos esta jugada con la pelea irlandesa con el respaldo.

Con su posición debilitada, May luchó por unir a su partido detrás de su acuerdo y mantener el control del Brexit.

Referéndum de Independencia de Escocia

Los políticos en Escocia presionaron por un segundo referéndum de independencia a raíz de la votación del Brexit, pero los resultados de las elecciones del 8 de junio de 2017 ensombrecieron sus esfuerzos. El Partido Nacional Escocés (SNP) perdió 21 escaños en el Parlamento de Westminster, y el 27 de junio de 2017, la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, dijo que su gobierno en Holyrood «restablecería» su calendario de independencia para centrarse en lograr un «Brexit suave».

Ningún área local escocesa votó a favor de abandonar la UE, según la Comisión Electoral del Reino Unido, aunque Moray se acercó al 49,9%. El país en su conjunto rechazó el referéndum en un 62,0% contra un 38,0%. Sin embargo, debido a que Escocia solo contiene el 8,4% de la población del Reino Unido, su voto para Permanecer —junto con el de Irlanda del Norte, que representa solo el 2,9% de la población del Reino Unido— fue ampliamente superado por el apoyo al Brexit en Inglaterra y Gales.

Escocia se unió a Inglaterra y Gales para formar Gran Bretaña en 1707, y la relación ha sido tumultuosa en ocasiones. El SNP, que se fundó en la década de 1930, tenía solo seis de los 650 escaños en Westminster en 2010. Al año siguiente, sin embargo, formó un gobierno mayoritario en el Parlamento escocés descentralizado en Holyrood, en parte debido a su promesa de celebrar un referéndum. sobre la independencia de Escocia.

Referéndum de la Independencia de Escocia de 2014

Ese referéndum, celebrado en 2014, vio perder al bando independentista con el 44,7% de los votos;la participación fue del 84,6%.54 Sin embargo, lejos de poner fin a la cuestión de la independencia, la votación generó apoyo para los nacionalistas. El SNP ganó 56 de los 59 escaños escoceses en Westminster el año siguiente, superando a los Lib Dems para convertirse en el tercer partido más grande del Reino Unido en general. El mapa electoral de Gran Bretaña de repente mostró una clara división entre Inglaterra y Gales, dominada por el azul conservador con el ocasional parche de rojo laborista, y Escocia completamente amarilla.

Cuando Gran Bretaña votó a favor de salir de la UE, Escocia fulminó. Una combinación de nacionalismo creciente y un fuerte apoyo a Europa condujo casi de inmediato a los llamamientos a un nuevo referéndum de independencia. Cuando la Corte Suprema dictaminó el 3 de noviembre de 2017 que las asambleas nacionales descentralizadas como el parlamento de Escocia no pueden vetar el Brexit, las demandas se hicieron más fuertes. El 13 de marzo de ese año, Sturgeon pidió un segundo referéndum, que se celebraría en el otoño de 2018 o la primavera de 2019. Holyrood la respaldó con una votación de 69 a 59 el 28 de marzo, el día antes de que el gobierno de mayo activara el Artículo 50.

El momento preferido de Sturgeon es significativo ya que la cuenta regresiva de dos años iniciada por el Artículo 50 terminará en la primavera de 2019, cuando la política que rodea al Brexit podría ser particularmente volátil.

¿Cómo sería la independencia?

La situación económica de Escocia también plantea interrogantes sobre su futuro hipotético como país independiente. El desplome del precio del petróleo ha asestado un golpe a las finanzas públicas. En mayo de 2014, pronosticó ingresos fiscales para 2015-2016 de la perforación del Mar del Norte de £ 3.4 mil millones a £ 9 mil millones, pero recaudó £ 60 millones, menos del 1% del punto medio de las previsiones. En realidad, estas cifras son hipotéticas, ya que las finanzas de Escocia no se transfieren por completo, pero las estimaciones se basan en la participación geográfica del país en las perforaciones del Mar del Norte, por lo que ilustran lo que podría esperar como nación independiente.

Se ha reavivado el debate sobre qué moneda utilizaría una Escocia independiente. El exlíder del SNP, Alex Salmond, quien fue Primer Ministro de Escocia hasta noviembre de 2014, dijo al Financial Times que el país podría abandonar la libra e introducir su propia moneda, lo que le permitirá flotar libremente o vincularla a la libra esterlina. Descartó unirse al euro, pero otros sostienen que sería necesario que Escocia se adhiera a la UE. Otra posibilidad sería utilizar la libra, lo que significaría perder el control de la política monetaria.

Ventajas para algunos

Por otro lado, una moneda débil que flota en los mercados globales puede ser de gran ayuda para los productores del Reino Unido que exportan bienes. Las industrias que dependen en gran medida de las exportaciones podrían ver algún beneficio. En 2015, las 10 principales exportaciones del Reino Unido fueron (en USD):

  1. Máquinas, motores, bombas: US $ 63,9 mil millones (13,9% de las exportaciones totales)
  2. Gemas, metales preciosos: $ 53 mil millones (11,5%)
  3. Vehículos: $ 50,7 mil millones (11%)
  4. Productos farmacéuticos: $ 36 mil millones (7.8%)
  5. Petróleo: $ 33,2 mil millones (7,2%)
  6. Equipo electrónico: $ 29 mil millones (6,3%)
  7. Aeronaves, naves espaciales: $ 18,9 mil millones (4,1%)
  8. Equipo médico y técnico: $ 18.4 mil millones (4%)
  9. Productos químicos orgánicos: $ 14 mil millones (3%)
  10. Plásticos: $ 11.8 mil millones (2.6%)

Algunos sectores están preparados para beneficiarse de una salida. Es probable que las multinacionales que cotizan en el FTSE 100 vean un aumento de las ganancias como resultado de una libra blanda. Una moneda débil también puede beneficiar al turismo, la energía y la industria de servicios.

En mayo de 2016, el Banco Estatal de India ( SBIN. NS ), el banco comercial más grande de India, sugirió que el Brexit beneficiará económicamente a India. Si bien la salida de la zona euro significará que el Reino Unido ya no tendrá acceso ilimitado al mercado único europeo, permitirá centrarse más en el comercio con la India. India también tendrá más margen de maniobra si el Reino Unido ya no cumple con las reglas y regulaciones comerciales europeas.

Comercio entre el Reino Unido y la UE después del Brexit

May abogó por un Brexit «duro», lo que significa que Reino Unido dejaría el mercado único y la unión aduanera de la UE y luego negociaría un acuerdo comercial que regiría su relación futura. Estas negociaciones se habrían llevado a cabo durante un período de transición que comenzará cuando se ratifique un acuerdo de divorcio. La mala actuación de los conservadores en las elecciones anticipadas de junio de 2017 puso en duda el apoyo popular a un Brexit duro, y muchos en la prensa especularon que el gobierno podría adoptar una línea más suave. El Libro Blanco del Brexit publicado en julio de 2018 reveló planes para un Brexit más suave. Fue demasiado suave para muchos diputados de su partido y demasiado audaz para la UE.

El Libro Blanco dice que el gobierno planea abandonar el mercado único y la unión aduanera de la UE. Sin embargo, propone la creación de una zona de libre comercio para las mercancías que «evitaría la necesidad de controles aduaneros y reglamentarios en la frontera y significaría que las empresas no tendrían que completar costosas declaraciones aduaneras. Y permitiría que los productos se sometieran a un solo conjunto de aprobaciones y autorizaciones en cualquiera de los mercados, antes de venderse en ambos «. Esto significa que el Reino Unido seguirá las reglas del mercado único de la UE en lo que respecta a las mercancías.

El Libro Blanco reconoció que un acuerdo aduanero sin fronteras con la UE, uno que permitió al Reino Unido negociar acuerdos de libre comercio con terceros países, tiene «un alcance más amplio que cualquier otro que exista entre la UE y un tercer país».

El gobierno tiene razón en que no hay ejemplo de este tipo de relación en Europa hoy. Los cuatro amplios precedentes que existen son la relación de la UE con Noruega, Suiza, Canadá y los miembros de la Organización Mundial del Comercio.

El modelo noruego: únase al EEE

La primera opción sería que el Reino Unido se uniera a Noruega, Islandia y Liechtenstein en el Espacio Económico Europeo (EEE), que proporciona acceso al mercado único de la UE para la mayoría de los bienes y servicios (se excluyen la agricultura y la pesca). Al mismo tiempo, el EEE está fuera de la unión aduanera, por lo que Gran Bretaña podría celebrar acuerdos comerciales con países no pertenecientes a la UE. Sin embargo, el acuerdo difícilmente es beneficioso para todos: el Reino Unido estaría sujeto a algunas leyes de la UE y perdería su capacidad de influir en esas leyes a través de los derechos de voto del Consejo Europeo y el Parlamento Europeo del país. En septiembre de 2017, May calificó este arreglo como una «pérdida de control democrático» inaceptable.

David Davis expresó interés en el modelo de Noruega en respuesta a una pregunta que recibió en la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Washington.»Es algo en lo que hemos pensado, pero no está en la parte superior de nuestra lista». Se refería específicamente a la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), que al igual que el EEE ofrece acceso al mercado único, pero no a la unión aduanera. La AELC fue una vez una gran organización, pero la mayoría de sus miembros se han ido para unirse a la UE. Hoy comprende Noruega, Islandia, Liechtenstein y Suiza; todos menos Suiza también son miembros del EEE.

El modelo de Suiza

La relación de Suiza con la UE, que se rige por unos 20 importantes pactos bilaterales con el bloque, es muy similar a la del EEE. Junto con estos tres, Suiza es miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). Suiza ayudó a establecer el EEE, pero su gente rechazó la membresía en un referéndum de 1992.

El país permite la libre circulación de personas y es miembro del Espacio Schengen sin pasaporte. Está sujeto a muchas reglas del mercado único, sin tener mucho que decir en su elaboración. Está fuera de la unión aduanera, lo que le permite negociar acuerdos de libre comercio con terceros países; por lo general, pero no siempre, ha negociado con los países del EEE. Suiza tiene acceso al mercado único de bienes (a excepción de la agricultura), pero no de servicios (a excepción de los seguros). Aporta una cantidad modesta al presupuesto de la UE.

Es poco probable que los partidarios del Brexit que quieran «recuperar el control» acepten las concesiones que los suizos han hecho sobre inmigración, pagos presupuestarios y reglas del mercado único. La UE probablemente tampoco querría una relación inspirada en el ejemplo suizo: la membresía de Suiza en la EFTA pero no en el EEE, Schengen pero no en la UE, es un producto desordenado de la compleja historia de la integración europea y, qué más, un referéndum.

El modelo de Canadá: un tratado de libre comercio

Una tercera opción es negociar un acuerdo de libre comercio con la UE en la línea del Acuerdo Económico y Comercial Integral (CETA), un pacto que la UE ha finalizado con Canadá pero no ratificado. El problema más obvio con este enfoque es que el Reino Unido tiene solo dos años desde la activación del Artículo 50 para negociar tal acuerdo. La UE se ha negado a discutir una futura relación comercial hasta diciembre como muy pronto.

Para dar una idea de lo ajustado que es ese calendario, las negociaciones del CETA comenzaron en 2009 y concluyeron en 2014. Tres años más tarde, una pequeña minoría de los 28 parlamentos nacionales de la UE han ratificado el acuerdo. Persuadir al resto podría llevar años. Incluso las legislaturas subnacionales pueden interponerse en el camino de un acuerdo: el parlamento regional valón, que representa a menos de 4 millones de belgas, principalmente francófonos, bloqueó el CETA sin ayuda durante unos días en 2016. Para ampliar el plazo de dos años para abandonar la UE, Gran Bretaña necesitaría la aprobación unánime de la UE 27. Varios políticos del Reino Unido, incluido el Ministro de Hacienda Philip Hammond, han subrayado la necesidad de un acuerdo de transición de unos años para que, entre otras razones, Gran Bretaña pueda negociar la UE y acuerdos comerciales con terceros países; Sin embargo, la idea ha encontrado resistencia por parte de los partidarios del Brexit de línea dura.

De alguna manera, comparar la situación de Gran Bretaña con la de Canadá es engañoso. Canadá ya disfruta del libre comercio con los Estados Unidos a través del  TLCAN, lo que significa que un acuerdo comercial con la UE no es tan crucial como lo es para el Reino Unido Las economías de Canadá y Gran Bretaña también son muy diferentes: el CETA no incluye los servicios financieros, uno de los más grandes de Gran Bretaña. exportaciones a la UE.

Hablando en Florencia en septiembre de 2017, May dijo que el Reino Unido y la UE «pueden hacerlo mucho mejor» que un acuerdo comercial al estilo CETA, ya que están comenzando desde la «posición sin precedentes» de compartir un conjunto de reglas y regulaciones. No dio más detalles sobre cómo sería «mucho mejor», además de pedir a ambas partes que sean «creativas y prácticas».

Monique Ebell, ex del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social, enfatiza que incluso con un acuerdo en vigor, es probable que las barreras no arancelarias sean un lastre significativo para el comercio de Gran Bretaña con la UE: espera que el comercio exterior total del Reino Unido, no solo fluya hacia y de la UE, en virtud de un pacto comercial UE-Reino Unido. Ella razona que los acuerdos de libre comercio generalmente no manejan bien el comercio de servicios. Los servicios son un componente importante del comercio internacional de Gran Bretaña;el país disfruta de un superávit comercial en ese segmento, lo que no es el caso de las mercancías. Los acuerdos de libre comercio también luchan por controlar las barreras no arancelarias. Es cierto que Gran Bretaña y la UE están partiendo de un esquema regulatorio unificado, pero las divergencias solo se multiplicarán después del Brexit.

OMC: Hágalo solo

¿Quieres salir? Estás fuera. Si Gran Bretaña y la UE no pueden llegar a un acuerdo sobre una relación futura, volverán a los términos de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Sin embargo, incluso este valor predeterminado no sería del todo sencillo. Dado que Gran Bretaña es actualmente miembro de la OMC a través de la UE, tendrá que dividir las listas arancelarias con el bloque y dividir las responsabilidades que surjan de las disputas comerciales en curso. Este trabajo ya ha comenzado.

Comerciar con la UE en los términos de la OMC es el escenario de «no acuerdo» que el gobierno conservador ha presentado como una alternativa aceptable, aunque la mayoría de los observadores ven esto como una táctica de negociación. El secretario de Estado de Comercio Internacional del Reino Unido, Liam Fox, dijo en julio de 2017: «La gente habla de la OMC como si fuera el fin del mundo. Pero olvidan que así es como comercian actualmente con Estados Unidos, China y Japón., con India, con el Golfo, y nuestra relación comercial es sólida y saludable «.

Sin embargo, para ciertas industrias, el arancel externo de la UE afectaría duramente: Gran Bretaña exporta el 77% de los automóviles que fabrica y el 58% de estos van a Europa. La UE aplica aranceles del 10% a los automóviles importados. Monique Ebell, de NIESR, estimó que abandonar el mercado único de la UE reduciría el comercio general de bienes y servicios del Reino Unido, no solo con la UE, entre un 22% y un 30%.

El Reino Unido tampoco renunciará solo a sus acuerdos comerciales con la UE: en cualquiera de los escenarios anteriores, probablemente perderá los acuerdos comerciales que el bloque ha alcanzado con 63 terceros países, así como el progreso en la negociación de otros acuerdos. Reemplazarlos y agregar otros nuevos es una perspectiva incierta. En una entrevista de septiembre de 2017 con Politico, el secretario de Comercio, Liam Fox, dijo que su oficina, formada en julio de 2016, ha rechazado a algunos terceros países que buscan negociar acuerdos de libre comercio porque carecen de la capacidad para negociar.

Fox quiere trasladar los términos de los acuerdos comerciales existentes de la UE a nuevos acuerdos, pero algunos países pueden no estar dispuestos a darle a Gran Bretaña (66 millones de personas, $ 2.6 billones de PIB) los mismos términos que la UE (excluyendo a Gran Bretaña, alrededor de 440 millones de personas, $ 13.9 billones de PIB).

Las negociaciones con terceros países técnicamente no están permitidas mientras Gran Bretaña siga siendo miembro de la UE, pero aun así han comenzado conversaciones informales, particularmente con los EE. UU.

Impacto en EE. UU.

Las empresas de EE. UU. De una amplia variedad de sectores han realizado grandes inversiones en el Reino Unido durante muchos años. Las corporaciones estadounidenses han obtenido el 9% de las ganancias de las filiales extranjeras globales del Reino Unido desde 2000. Solo en 2014, las empresas estadounidenses invirtieron un total de $ 588 mil millones en Gran Bretaña. Estados Unidos también contrata a muchos británicos. De hecho, las empresas estadounidenses son uno de los mercados laborales más grandes del Reino Unido. La producción de las filiales estadounidenses en el Reino Unido fue de $ 153 mil millones en 2013. El Reino Unido juega un papel vital en la infraestructura global corporativa de Estados Unidos de activos bajo administración, ventas internacionales y avances en investigación y desarrollo (I + D). Las empresas estadounidenses han visto a Gran Bretaña como una puerta de entrada estratégica a otros países de la Unión Europea. Brexit pondrá en peligro las ganancias de los afiliados y los precios de las acciones de muchas empresas alineadas estratégicamente con el Reino Unido, lo que puede hacer que reconsideren sus operaciones con los miembros del Reino Unido y la Unión Europea.

Las empresas e inversores estadounidenses que tienen exposición a bancos y mercados crediticios europeos pueden verse afectados por el riesgo crediticio. Los bancos europeos pueden tener que reemplazar $ 123 mil millones en valores dependiendo de cómo se desarrolle la salida. Además, la deuda del Reino Unido puede no estar incluida en las reservas de efectivo de emergencia de los bancos europeos, lo que crea problemas de liquidez. Los valores europeos respaldados por activos han estado en declive desde 2007. Es probable que este declive se intensifique ahora que Gran Bretaña ha decidido irse.

¿Quién es el próximo en salir de la UE?

Las disputas políticas sobre Europa no se limitan a Gran Bretaña. La mayoría de los miembros de la UE tienen fuertes movimientos euroescépticos que, si bien hasta ahora han luchado por ganar el poder a nivel nacional, influyen mucho en el tenor de la política nacional. En unos pocos países, existe la posibilidad de que tales movimientos aseguren referendos sobre la pertenencia a la UE.

En mayo de 2016, la firma de investigación global IPSOS publicó un informe que mostraba que la mayoría de los encuestados en Italia y Francia creen que su país debería celebrar un referéndum sobre la pertenencia a la UE.

Italia

El frágil sector bancario italiano ha abierto una brecha entre la UE y el gobierno italiano, que ha proporcionado fondos de rescate para evitar que los tenedores de bonos familiares sean «rescatados», como estipulan las normas de la UE. El gobierno tuvo que abandonar su presupuesto de 2019 cuando la UE lo amenazó con sanciones. Redujo su déficit presupuestario planificado del 2,5% del PIB al 2,04%.sesenta y cinco

Matteo Salvini, el líder de extrema derecha de la Liga del Norte de Italia y viceprimer ministro del país, pidió un referéndum sobre la pertenencia a la UE horas después de la votación del Brexit y dijo: «Esta votación fue una bofetada para todos aquellos que dicen que Europa es asunto suyo y los italianos no tienen que meterse en eso «.  La Liga del Norte tiene un aliado en el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S), cuyo fundador, el ex comediante Beppe Grillo, ha pedido un referéndum sobre la membresía de Italia en el euro, aunque no en la UE. Los dos partidos formaron un gobierno de coalición en 2018 e hicieron primer ministro a Giuseppe Conte. Conte descartó la posibilidad de «Italexit» en 2018 durante el enfrentamiento presupuestario.

Francia

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional Euroescéptico (FN) de Francia, elogió la votación del Brexit como una victoria para el nacionalismo y la soberanía en Europa: «Como muchos franceses, estoy muy feliz de que los británicos se mantuvieran la elección correcta. Lo que ayer pensamos que era imposible ahora se ha vuelto posible «. Perdió las elecciones presidenciales francesas ante Emmanuel Macron en mayo de 2017, obteniendo solo el 33,9% de los votos.

Macron ha advertido que la demanda de «Frexit» crecerá si la UE no ve reformas. Según una encuesta de IFOP de febrero de 2019, el 40% de los ciudadanos franceses quieren que el país abandone la UE. Frexit es también una de las demandas de los manifestantes de los chalecos amarillos.