El riesgo de inversión de los planes de pensiones con fondos insuficientes

Existe un gran debate sobre qué riesgo de inversión, si lo hay, plantean las pensiones con financiación insuficiente. La contabilidad turbia y la divulgación limitada dificultan que los inversores evalúen este riesgo. Estos son los problemas que rodean el riesgo de las pensiones y cómo los inversores deben abordarlos.

Conclusiones clave

  • Solo los planes de pensiones de beneficios definidos pueden correr el riesgo de una financiación insuficiente porque un empleado, no el empleador, asume el riesgo de inversión en los planes de aportaciones definidas.
  • La falta de fondos significa que los pasivos por pagos de pensiones superan los activos que tiene una empresa para cubrir esos pagos; la empresa debe aumentar su contribución a su cartera de pensiones, generalmente en forma de efectivo.
  • Puede ser difícil determinar si hay falta de fondos porque los pasivos de las pensiones son para pagos futuros y las empresas pueden hacer suposiciones demasiado optimistas sobre las tasas de rendimiento a largo plazo de las inversiones.

Definición de riesgo de pensión

Desde el punto de vista de un inversionista, el riesgo de pensión es el riesgo para las ganancias por acción (EPS) de una empresa y una condición financiera que surge de un plan de pensión de beneficios definidos con fondos insuficientes. Nótese que el riesgo de pensión surge solo con planes de beneficios definidos.

Un plan de pensiones de beneficios definidos promete pagar un beneficio específico (definido) a los empleados jubilados. Para cumplir con esta obligación, la empresa debe invertir sabiamente para tener los fondos para pagar los beneficios prometidos. La empresa asume el riesgo de inversión porque se compromete a pagar a los empleados un beneficio fijo y debe compensar cualquier pérdida de inversión.

Planes de contribución definida

Por el contrario, en un plan de contribución definida, que a veces puede ser unplan de participación en las ganancias, los empleados asumen el riesgo de la inversión.  La empresa aporta una cantidad específica a las cuentas de jubilación de los empleados en lugar de pagar beneficios fijos directamente a los empleados jubilados. Por lo tanto, las ganancias o pérdidas en estas inversiones para la jubilación pertenecen a los empleados.

Aunque el número de planes de beneficios definidos ha disminuido, todavía existen y las empresas sindicalizadas tienen el mayor riesgo.

La evaluación del riesgo comienza con saber en qué medida se financia el pasivo por pensiones de la empresa.»Con fondos insuficientes» significa que los pasivos —las obligaciones de pagar las pensiones— exceden los activos (la cartera de inversiones) que se han acumulado para financiar los pagos requeridos. Estos activos son una combinación de contribuciones corporativas invertidas y los rendimientos de esas inversiones.

Según el actual Servicio de Impuestos Internos (IRS) y las normas contables, las pensiones se pueden financiar con contribuciones en efectivo y acciones de la empresa, pero la cantidad de acciones que se pueden aportar se limita a un porcentaje de la cartera total. Las empresas generalmente contribuyen con la mayor cantidad de acciones que pueden para minimizar sus contribuciones en efectivo. Sin embargo, esto no es una buena gestión de la cartera porque da como resultado un fondo que está «sobreinvertido» en el empleador. La cartera depende demasiado de la salud financiera del empleador tanto para las contribuciones futuras como para los buenos rendimientos de las acciones del empleador.

Si durante tres años consecutivos el valor de los activos de la pensión está fondeado menos del 90%, o si en cualquier año los activos están fondeados menos del 80%, la empresa debe aumentar su contribución a la cartera de pensiones, que generalmente es en forma de dinero en efectivo. La necesidad de realizar este pago en efectivo podría reducir sustancialmente las EPS y la equidad. La reducción del capital social podría provocar incumplimientos en los contratos de préstamos corporativos, que generalmente tienen graves consecuencias, que van desde tasas de interés más altas hasta la quiebra.

Esa fue la parte simple. Ahora empieza a complicarse.

Riesgo de déficit

Determinar si una empresa tiene un plan de pensiones con fondos insuficientes parece ser tan simple como comparar el valor razonable de los activos del plan, que incluye el valor actual de los activos del plan que la empresa estima que tendrá en el futuro, con la obligación por beneficios acumulados, que incluye las cantidades actuales y futuras adeudadas a los pensionistas.

Si el valor razonable de los activos del plan es menor que la obligación por beneficios, existe un déficit de pensiones. La empresa está obligada a revelar esta información en una nota a pie de página enel estado financiero anual 10-K de la empresa.6

Sin embargo, esta simple comparación es un proceso engañoso porque es poco probable que la empresa realmente tenga que pagar el monto total en un período de tiempo relativamente corto. Una empresa debe asignar un valor actual a los beneficios que no se pagarán hasta dentro de varios años y luego comparar este número con el valor actual de los activos de pensión.

Para decirlo de otra manera, es como comparar la hipoteca de su casa comprada recientemente con su cuenta de ahorros. Actualmente, la brecha es muy grande, pero espera realizar los pagos con las ganancias futuras. Sería difícil medir el riesgo «real» de que no pague su hipoteca al hacer tal comparación.



Las empresas sindicalizadas tienen el mayor riesgo de insuficiencia de fondos para las pensiones de los empleados.

Riesgo de asunción

El riesgo de suposición ocurre cuando las empresas utilizan suposiciones para reducir la necesidad de agregar efectivo a sus fondos de pensiones. Dado que estamos tratando con obligaciones e incertidumbres a largo plazo, las suposiciones son necesarias para estimar tanto los beneficios acumulados como la cantidad que la empresa necesita invertir para proporcionar esos beneficios. Estas suposiciones pueden hacerse de buena fe o pueden usarse para minimizar cualquier impacto adverso en las ganancias corporativas. Existe un riesgo muy real de que las empresas ajusten sus supuestos para minimizar el déficit y la necesidad de aportar dinero adicional al fondo de pensiones.

Una empresa podría, por ejemplo, asumir una tasa de rendimiento a largo plazo del 9,5%, lo que aumentaría la contribución esperada de las inversiones y, por lo tanto, reduciría la necesidad de agregar efectivo. Sin embargo, esta suposición parece demasiado optimista si se tiene en cuenta que el rendimiento a largo plazo de las acciones es de alrededor del 7% y el rendimiento de los bonos es incluso menor. También es razonable suponer que el fondo de pensiones tendría algunas tenencias de bonos para cumplir con las obligaciones de pago a corto plazo.

Otra forma en que las empresas pueden manipular el pasivo por pensiones es asumir una tasa de descuento mayor. La obligación de pensión acumulada es el valor actual neto (VAN) del flujo futuro de pagos de beneficios esperados. Una tasa de descuento más alta resultará en una obligación por beneficios más baja. Los inversores deben revisar las suposiciones de una empresa, en relación con las tendencias y expectativas económicas actuales, para evaluar qué tan razonables son.

Línea de fondo

El riesgo de pensiones con financiación insuficiente es real y está aumentando. Una pensión con fondos insuficientes y una fuerza laboral que envejece presentan un riesgo muy real para las empresas y los inversores, pero los riesgos de déficit y asunción pueden ser muy difíciles de evaluar.