21 mayo 2021 4:59

Aceite no convencional

¿Qué es el aceite no convencional?

En la industria del petróleo y el gas, el término “petróleo no convencional” se refiere al petróleo crudo que se obtiene a través de métodos distintos a la extracción tradicional de pozos verticales.

Ejemplos de tales métodos incluyen el desarrollo de arenas petrolíferas, la perforación direccional y la fracturación hidráulica (coloquialmente conocida como » fracking «), entre otros. Hoy en día, el petróleo no convencional se está volviendo cada vez más común, impulsado por nuevos desarrollos tecnológicos y por consideraciones económicas, lo que lo hace más rentable y rentable. Sin embargo, a algunas personas les preocupa que los métodos de extracción de aceite no convencionales puedan ser perjudiciales para el medio ambiente.

Conclusiones clave

  • El petróleo no convencional es el petróleo crudo que se extrae utilizando métodos relativamente nuevos y / o complejos.
  • Históricamente, el petróleo no convencional se asoció con períodos de precios del petróleo relativamente altos, en los que los métodos más costosos podrían justificarse económicamente.
  • Sin embargo, es cada vez más el caso de que los avances tecnológicos obtenidos a través de la extracción de petróleo no convencional se han implementado en todas las prácticas de producción de petróleo convencionales, como en el caso de las técnicas de perforación direccional.

Cómo funciona el aceite no convencional

Hay dos razones principales por las que el petróleo no convencional se ha vuelto cada vez más común en los últimos años. El primero tiene que ver con el clima económico que rodea a la industria de extracción de petróleo. Por ejemplo, en períodos en los que el precio del petróleo es relativamente bajo, las empresas enfrentan presiones para desarrollar nuevos medios tecnológicos para extraer petróleo de manera más eficiente.

En la práctica, esto significa aumentar la velocidad y confiabilidad del equipo, reducir la dependencia del personal a través de una mayor automatización, desarrollar nuevas técnicas que reducen la cantidad de equipo o personal en conjunto, o alguna combinación de lo anterior. Todos estos desarrollos pueden hacer que los métodos utilizados para la extracción de petróleo difieran sustancialmente de los pozos verticales tradicionales utilizados en la extracción de petróleo convencional. Las técnicas de perforación direccional, por ejemplo, han permitido a las empresas acceder a múltiples reservas subterráneas utilizando un solo pozo vertical, algo que hubiera requerido múltiples sitios de perforación vertical en el pasado.

Lo mismo ocurre cuando los precios del petróleo son persistentemente altos. En esas circunstancias, las reservas de petróleo que anteriormente se consideraban demasiado difíciles de explotar económicamente pueden convertirse repentinamente en objetivos comercialmente viables. Por ejemplo, el aumento de los costos del petróleo ayudó a fomentar el desarrollo de las técnicas ahora conocidas como fracturación hidráulica, que implica el uso de inyecciones de vapor, gas y productos químicos para romper formaciones rocosas y extraer los hidrocarburos que contienen.

En última instancia, parece inevitable que un porcentaje cada vez mayor de técnicas de extracción de petróleo lleguen a ser consideradas «no convencionales» según los estándares históricos. A medida que el petróleo se vuelve cada vez más escaso y desafiado por fuentes de energía alternativas como la energía solar, eólica y nuclear, es probable que las técnicas de extracción de petróleo continúen cambiando y la industria trabaje para mejorar continuamente la eficiencia de sus métodos de producción.

Ejemplo de petróleo no convencional: fracking

Quizás el ejemplo más famoso de extracción de petróleo no convencional es la fracturación hidráulica, que fue inventada por primera vez en 1947 por ingenieros de Stanolind Oil and Gas Corporation. La premisa básica de la fracturación hidráulica es que es posible crear nuevas reservas de petróleo accesibles liberando los hidrocarburos que están atrapados dentro de las formaciones rocosas subterráneas.

Esto se hace inyectando fluido de fracturamiento hidráulico altamente presurizado en un pozo que luego crea fisuras en una formación rocosa subterránea. El petróleo resultante, que se escapa de las fisuras, fluye gradualmente hacia arriba a través del pozo en dirección a la superficie de baja presión. El movimiento del petróleo hacia la superficie se acelera aún más al aumentar artificialmente la presión dentro del depósito subterráneo y al mismo tiempo utilizar inyecciones químicas para ajustar la viscosidad del petróleo.

Ejemplo de aceite no convencional: arenas bituminosas

Otro ejemplo son las arenas petrolíferas. También conocidas como «arenas bituminosas», se refieren al suelo y material rocoso que contiene betún crudo , una forma densa y viscosa de petróleo crudo. El betún es demasiado espeso para fluir por sí solo, por lo que se necesitan métodos de extracción especializados. Como resultado, la recuperación de petróleo crudo utilizable de las arenas bituminosas es un método de extracción complejo y costoso. Sin embargo, los avances tecnológicos lo han hecho menos costoso con el tiempo, y cuando los precios del petróleo son caros en el mercado, este tipo de petróleo no convencional se vuelve rentable.

Las arenas petrolíferas se encuentran principalmente en las regiones de Athabasca, Cold Lake y Peace River del norte de Alberta y Saskatchewan, Canadá, y en áreas de Venezuela, Kazajstán y Rusia. El betún se extrae y procesa mediante dos métodos, minería e in situ.

 

Adblock
detector