Comprensión del comportamiento de los inversores

Tabla de contenido

Expandir

  • Cuestionar la teoría del actor racional
  • La verdad sobre el comportamiento de los inversores
  • ¿Es el comportamiento irracional una anomalía?
  • Preguntas frecuentes
  • La línea de fondo

Cuando se trata de dinero e inversiones, no siempre somos tan racionales como pensamos, razón por la cual existe todo un campo de estudio que explica nuestro comportamiento a veces extraño. ¿Dónde encaja usted, como inversor?

La comprensión de la teoría y los hallazgos de las finanzas conductuales puede ayudarlo a responder esta pregunta.

Conclusiones clave

  • La teoría financiera dominante se basa en el supuesto de que los participantes del mercado son actores racionales, maximizadores de la utilidad egoístas que nunca cometen errores.
  • Las finanzas conductuales han surgido para desafiar los supuestos de la teoría del actor racional en su aplicación a los mercados, las inversiones y otros asuntos financieros.
  • Las finanzas conductuales se basan en gran medida en la psicología cognitiva para comprender el comportamiento de los inversores en el mundo real.

Cuestionar la teoría del actor racional

La teoría económica estándar se basa en la creencia de que los individuos se comportan de manera racional y que toda la información existente está incorporada en el proceso de inversión. Este supuesto, conocido como teoría del actor racional (RAT), es el quid de la hipótesis del mercado eficiente (EMH). Según RAT, los individuos se basan completamente en cálculos racionales para tomar decisiones racionales que dan como resultado resultados alineados con sus propios mejores intereses o la maximización de la utilidad. RAT supone que los actores racionales toman estas decisiones racionales basándose en cálculos sin errores, dada la información completa y completa que siempre está disponible para ellos. Por tanto, los actores racionales tratan de maximizar activamente su ventaja en cualquier situación e intentan consistentemente minimizar sus pérdidas de una manera egoísta.

Los investigadores, sin embargo, han estado cuestionando los supuestos de la RAT y han descubierto evidencia de que el comportamiento racional, de hecho, no es tan frecuente como nos podría hacer creer la economía dominante. Las finanzas conductuales intentan comprender y explicar cómo las emociones humanas influyen en los procesos de toma de decisiones financieras y de inversión. Puede que te sorprenda lo que han encontrado hasta ahora.

La verdad sobre el comportamiento de los inversores

En 2001, Dalbar, una empresa de investigación de servicios financieros, publicó un estudio titulado «Análisis cuantitativo del comportamiento de los inversores», que concluyó que los inversores promedio no logran obtener rendimientos que superen o incluso igualen los índices de mercado más amplios. El estudio encontró que en el período de 17 años hasta diciembre de 2000, el S&P 500 arrojó un promedio de 16.29% por año, mientras que el inversionista de capital típico logró solo 5.32% para el mismo período, ¡una sorprendente diferencia del 9%! También encontró que durante el mismo período, el inversor de renta fija promedio obtuvo solo un rendimiento del 6,08% por año, mientras que el índice de bonos gubernamentales a largo plazo obtuvo un 11,83%.

En un seguimiento de 2015 de la misma publicación, Dalbar concluyó nuevamente que los inversores promedio no logran obtener rendimientos de índices de mercado. Encontró que «el inversor promedio de fondos mutuos de acciones tuvo un rendimiento inferior al S&P 500 por un amplio margen de 8,19%. El rendimiento general del mercado fue más del doble del rendimiento promedio de los inversores de fondos mutuos de acciones (13,69% frente a 5,50%)». Los inversionistas promedio de fondos mutuos de renta fija también obtuvieron consistentemente un desempeño inferior al arrojar un 4.81% menos que el índice de referencia del mercado de bonos.

¿Por qué pasó esto? Las finanzas conductuales ofrecen algunas posibles explicaciones.

Miedo al arrepentimiento

El miedo al arrepentimiento, o simplemente la teoría del arrepentimiento, se relaciona con la reacción emocional que experimentan las personas después de darse cuenta de que han cometido un error de juicio. Ante la perspectiva de vender una acción, los inversores se ven afectados emocionalmente por el precio al que compraron las acciones. Entonces, evitan venderlo como una forma de evitar el arrepentimiento de haber hecho una mala inversión, así como la vergüenza de reportar una pérdida. Todos odiamos estar equivocados, ¿no?

Lo que los inversores deberían preguntarse realmente al contemplar la venta de una acción es: «¿Cuáles son las consecuencias de repetir la misma compra si este valor ya estuviera liquidado y volvería a invertir en él?» Si la respuesta es «no», es hora de vender; de lo contrario, el resultado es el arrepentimiento por comprar una acción que pierde y el arrepentimiento por no vender cuando quedó claro que se tomó una mala decisión de inversión, y se produce un círculo vicioso en el que evitar el arrepentimiento conduce a más arrepentimiento.

La teoría del arrepentimiento también puede ser válida para los inversores cuando descubren que una acción que solo habían considerado comprar ha aumentado de valor. Algunos inversores evitan la posibilidad de sentir este arrepentimiento siguiendo la sabiduría convencional y comprando solo acciones que todos los demás están comprando, racionalizando su decisión con «todos los demás lo están haciendo».

Curiosamente, muchas personas se sienten mucho menos avergonzadas por perder dinero en una acción popular que posee la mitad del mundo que por perder dinero en una acción desconocida o impopular.

Comportamientos de contabilidad mental

Los seres humanos tienen una tendencia a colocar eventos particulares en compartimentos mentales, y la diferencia entre estos compartimentos a veces afecta nuestro comportamiento más que los eventos mismos.

Digamos, por ejemplo, que su objetivo es ver un espectáculo en el teatro local y las entradas cuestan $ 20 cada una. Cuando llegas, te das cuenta de que has perdido un billete de 20 dólares.¿Compra un boleto de $ 20 para el espectáculo de todos modos? Behavior Finance ha descubierto que aproximadamente el 88% de las personas en esta situación lo harían. Ahora, digamos que pagó el boleto de $ 20 por adelantado. Cuando llegas a la puerta, te das cuenta de que tu entrada está en casa. ¿Pagarías $ 20 para comprar otro? Solo el 40% de los encuestados compraría otro. Tenga en cuenta, sin embargo, que en ambos escenarios, se gastan $ 40: diferentes escenarios, la misma cantidad de dinero, diferentes compartimentos mentales. Bastante tonto, ¿eh?

Un ejemplo de inversión de contabilidad mental se ilustra mejor con la vacilación en vender una inversión que alguna vez tuvo ganancias monstruosas y ahora tiene una ganancia modesta. Durante un auge económico y un mercado alcista, la gente se acostumbra a ganancias saludables, aunque en papel. Cuando la corrección del mercado desinfla el patrimonio neto de los inversores, son más reacios a vender con un margen de beneficio más pequeño. Crean compartimentos mentales para las ganancias que alguna vez tuvieron, lo que los hace esperar el regreso de ese período rentable.

Teoría de las perspectivas y aversión a las pérdidas

No hace falta ser un neurocirujano para saber que las personas prefieren un retorno de inversión seguro a uno incierto; queremos que nos paguen por asumir cualquier riesgo adicional. Eso es bastante razonable. Aquí está la parte extraña. La teoría de la perspectiva sugiere que las personas expresan un grado diferente de emoción hacia las ganancias que hacia las pérdidas. Los individuos están más estresados ​​por las pérdidas potenciales que felices por las ganancias iguales.

Un asesor de inversiones no necesariamente se verá inundado de llamadas de su cliente cuando informe, digamos, una ganancia de $ 500,000 en la cartera del cliente. ¡Pero puede apostar que el teléfono sonará cuando publique una pérdida de $ 500,000! Una pérdida siempre parece más grande que una ganancia de igual tamaño; cuando llega a lo más profundo de nuestros bolsillos, el valor del dinero cambia.

La teoría de las perspectivas también explica por qué los inversores se aferran a las acciones que pierden: la gente suele correr más riesgos para evitar pérdidas que para obtener ganancias. Por esta razón, los inversores permanecen de buen grado en una posición de riesgo en las acciones, esperando que el precio se recupere. Los jugadores en una racha perdedora se comportarán de manera similar, duplicando las apuestas en un intento por recuperar lo que ya se perdió. Entonces, a pesar de nuestro deseo racional de obtener un rendimiento por los riesgos que asumimos, tendemos a valorar algo que poseemos más alto que el precio que normalmente estaríamos dispuestos a pagar por ello.

La teoría de la aversión a las pérdidas apunta a otra razón por la que los inversores podrían optar por mantener a sus perdedores y vender a sus ganadores: pueden creer que los perdedores de hoy pronto superarán a los ganadores de hoy. Los inversores a menudo cometen el error de perseguir la acción del mercado invirtiendo en acciones o fondos que atraen la mayor atención. Las investigaciones muestran que el dinero fluye hacia los fondos mutuos de alto rendimiento más rápidamente que el dinero que sale de los fondos de bajo rendimiento.

Anclar comportamientos

En ausencia de información nueva o mejor, los inversores a menudo asumen que el precio de mercado es el precio correcto. La gente tiende a dar demasiada credibilidad a los puntos de vista, opiniones y eventos recientes del mercado, y extrapola erróneamente las tendencias recientes que difieren de los promedios y probabilidades históricos a largo plazo.

En los mercados alcistas, las decisiones de inversión a menudo se ven influenciadas por los anclajes de precios, que son precios que se consideran importantes debido a su proximidad a los precios recientes. Esta heurística de anclaje hace que los rendimientos más distantes del pasado sean irrelevantes en las decisiones de los inversores.

Reacción excesiva e insuficiente

Los inversores se vuelven optimistas cuando el mercado sube, asumiendo que seguirá haciéndolo. Por el contrario, los inversores se vuelven extremadamente pesimistas durante las recesiones. Una consecuencia de anclar, o dar demasiada importancia a los eventos recientes mientras se ignoran los datos históricos, es una reacción exagerada o insuficiente a los eventos del mercado, lo que hace que los precios caigan demasiado en las malas noticias y aumenten demasiado en las buenas noticias.

En la cima del optimismo, la codicia de los inversores mueve las acciones más allá de sus valores intrínsecos. ¿Cuándo se convirtió en una decisión racional invertir en acciones con cero ganancias y, por lo tanto, una relación precio-ganancias (P / E) infinita (piense en la era de las puntocom, alrededor del año 2000)? Los casos extremos de reacción excesiva o insuficiente a los eventos del mercado pueden provocar pánicos y colapsos del mercado.

Exceso de confianza del inversor

Las personas generalmente se califican a sí mismas como superiores al promedio en sus habilidades. También sobreestiman la precisión y veracidad de su conocimiento, así como la superioridad percibida de su propio conocimiento en relación con los demás.

Muchos inversores creen que pueden cronometrar constantemente el mercado, pero en realidad, hay una cantidad abrumadora de evidencia que demuestra lo contrario. El exceso de confianza da como resultado un exceso de operaciones, y los costos de negociación reducen las ganancias.

Factores sociales

Si bien gran parte de la economía del comportamiento hasta la fecha ha sido impulsada por la psicología cognitiva, investigaciones recientes de la sociología económica indican que también existen fuerzas supraindividuales en juego que impulsan el comportamiento de los inversores. Un estudio reciente, por ejemplo, encontró que las personas se vuelven mucho más conservadoras al tomar decisiones de inversión en nombre de otras personas cercanas, y las personas asumen alrededor de un tercio menos de riesgo en una cartera destinada a un niño que en una asignada para el propio beneficio. Además, los inversores se volvieron aún más conservadores con las inversiones realizadas en cuentas que tenían etiquetas culturalmente destacadas como «jubilación» o «ahorros para la universidad».

Otra investigación ahora está analizando cómo las relaciones sociales y también las estructuras más grandes como la cultura juegan en las decisiones financieras. Esto muestra que el comportamiento de los inversores está impulsado no solo por la psicología sino también por factores sociales.

¿Es el comportamiento irracional una anomalía o la norma?

Como se mencionó anteriormente, las teorías de las finanzas conductuales entran en conflicto directamente con las de las finanzas tradicionales. Cada campo intenta explicar el comportamiento de los inversores y las implicaciones de ese comportamiento. Entonces, ¿quién tiene razón?

La teoría que se opone más abiertamente a las finanzas conductuales es la hipótesis del mercado eficiente (EMH), asociada con Eugene Fama (Universidad de Chicago) y Ken French (MIT). Su teoría de que los precios de mercado incorporan de manera eficiente toda la información disponible depende de la premisa de que los inversores son racionales. Los defensores de EMH argumentan que eventos como los que se tratan en las finanzas conductuales son solo anomalías a corto plazo o resultados aleatorios y que, a largo plazo, estas anomalías desaparecen con un retorno a la eficiencia del mercado.

Por lo tanto, puede que no haya suficiente evidencia para sugerir que la eficiencia del mercado deba abandonarse, ya que la evidencia empírica muestra que los mercados tienden a corregirse a sí mismos a largo plazo. En su libroAgainst the Gods: The Remarkable Story of Risk (1996), Peter Bernstein hace un buen punto sobre lo que está en juego en el debate:

Si bien es importante comprender que el mercado no funciona de la forma en que piensan los modelos clásicos, hay muchas pruebas de que existe un comportamiento gregario, el concepto de finanzas conductuales de los inversores que siguen irracionalmente el mismo curso de acción, pero no sé qué puede hacer con esa información para administrar el dinero. Sigo sin estar convencido de que alguien esté ganando dinero constantemente con eso.

Preguntas frecuentes

¿Se comporta la gente como actores económicos racionales?

En su mayor parte, no. Las finanzas conductuales y la psicología del inversor revelan que, a pesar de la suposición de actores racionales en los modelos económicos dominantes, los seres humanos se desvían sistemáticamente de esta conducta asumida.

¿Por qué los actores económicos se comportan de manera irracional?

Se han propuesto varias razones. Los psicólogos cognitivos señalan limitaciones en la capacidad de la mente humana para identificar y procesar información. La psicología también reconoce el papel de la emoción humana y los sesgos subjetivos al tomar decisiones. Más recientemente, los sociólogos económicos han identificado fuerzas sociales y culturales en acción.

¿Qué significa esto para los inversores?

Al actuar más o menos «irracionalmente», las finanzas conductuales sugieren que los inversores son víctimas de una serie de fuerzas cognitivas, emocionales y sociales que los llevan a tomar decisiones subóptimas y socavan su desempeño en los mercados y en otros lugares. Al conocer estas limitaciones del comportamiento humano y la toma de decisiones, las personas pueden hacer correcciones o adaptarse a ellas. También implica que los mercados no son tan eficientes como predice la teoría estándar, lo que deja espacio para que los comerciantes inteligentes se aprovechen de los precios erróneos y obtengan ganancias.

La línea de fondo

Las finanzas conductuales ciertamente reflejan algunas de las actitudes arraigadas en el sistema de inversión. Los conductistas argumentarán que los inversionistas a menudo se comportan de manera irracional, produciendo mercados ineficientes y valores mal valorados, sin mencionar las oportunidades de ganar dinero. Eso puede ser cierto por un instante, pero descubrir consistentemente estas ineficiencias es un desafío. Quedan dudas sobre si estas teorías de las finanzas conductuales se pueden utilizar para administrar su dinero de manera efectiva y económica.

Dicho esto, los inversores pueden ser sus propios peores enemigos. Tratar de adivinar el mercado no da resultado a largo plazo. De hecho, a menudo resulta en un comportamiento extravagante e irracional, por no mencionar una mella en su riqueza. Implementar una estrategia bien pensada y ceñirse a ella puede ayudarlo a evitar muchos de estos errores comunes de inversión.