Orientación sobre ganancias: ¿puede predecir el futuro?

Tabla de contenido

Expandir

  • Definición de la guía de ganancias
  • Una tradición milenaria
  • El bueno
  • El malo
  • Por qué las empresas dejaron de orientar
  • El feo
  • La línea de fondo

Se ha convertido en una práctica habitual que las empresas proporcionen » orientación » junto con las ganancias de la empresa. Orientación es un término relativamente nuevo que describe una vieja práctica de predecir las expectativas comerciales.

Aquí echaremos un vistazo a esta antigua tradición, discutiremos los puntos buenos y malos y examinaremos por qué algunas empresas están diciendo «no más» a la guía de ganancias.

Conclusiones clave

  • La orientación son estimaciones públicas de una empresa de su perspectiva de ganancias para el trimestre actual y futuras.
  • Los inversores y analistas utilizan la guía de ganancias para ajustar sus expectativas sobre el precio de las acciones de una empresa.
  • Las cifras de orientación pueden pasarse por alto, manipularse o malinterpretarse, por lo que deben recibir la debida diligencia.
  • Para protegerse de las demandas, las empresas combinan sus informes de orientación con declaraciones de divulgación, manteniendo que sus proyecciones no están garantizadas de ninguna manera.

Definición de la guía de ganancias

La guía de ganancias se define como los comentarios que la gerencia da sobre lo que espera que haga su empresa en el futuro. Estos comentarios también se conocen como » declaraciones a futuro » porque se centran en las  expectativas de ventas o  ganancias a la luz de las tendencias macroeconómicas y de la industria. Estos comentarios se dan para que los inversores puedan utilizarlos para evaluar el potencial de ganancias de la empresa.

Una tradición milenaria

Proporcionar previsiones es una de las profesiones más antiguas. En encarnaciones anteriores, la guía de ganancias se llamaba el » número susurrante «. La única diferencia es que se les dieron números de susurros a analistas seleccionados para que pudieran advertir a sus grandes clientes. Las leyes de divulgación justa (conocidas como  Regulación de divulgación justa  o Reg FD) hicieron que esto fuera ilegal y las empresas ahora tienen que transmitir sus expectativas al mundo, dando a todos los inversores acceso a esta información al mismo tiempo. Este ha sido un buen avance.

Lo bueno: más información siempre es mejor

La guía de ganancias juega un papel importante en el proceso de toma de decisiones de inversión. Según la normativa vigente, es la única forma legal en que una empresa puede comunicar sus expectativas al mercado. Esta perspectiva es importante porque la dirección conoce su negocio mejor que nadie y tiene más información en la que basar sus expectativas que cualquier otro analista. En consecuencia, la forma más eficiente de comunicar la información de la gerencia al mercado es a través de la guía. En un mundo ideal, los analistas que opten por escuchar estos números usarían esta información en combinación con su propia investigación para desarrollar pronósticos de ganancias.

Lo malo: la gerencia puede manipular las expectativas

La opinión cínica es que, debido a que este no es un mundo ideal, los equipos de gestión utilizan la orientación para influir en los inversores. En los  mercados alcistas, algunas empresas han dado pronósticos optimistas cuando el mercado quiere acciones con impulso con ganancias por acción (EPS) de rápido crecimiento . En los  mercados bajistas, las empresas han intentado reducir las expectativas para poder «superar el número» durante la temporada de resultados. Uno de los trabajos del analista es evaluar las expectativas de la gerencia y determinar si estas expectativas son demasiado optimistas o demasiado bajas, lo que puede ser un intento de establecer un objetivo más fácil. Desafortunadamente, esto es algo que muchos analistas se olvidaron de hacer durante la  burbuja de las puntocom.

Por qué algunas empresas dejaron de brindar orientación

Al afirmar que la orientación promueve el enfoque del mercado en el corto plazo, algunas empresas dejaron de brindar orientación para tratar de combatir esta obsesión. Sin embargo, eliminar la orientación no cambiará la fijación del mercado en el corto plazo porque las políticas de incentivos del mercado no se pueden dictar. A todos en Wall Street se les paga anualmente y se les paga más si superan ese año. Este enfoque no cambiará si las empresas no le hablan a la  calle.

Lo feo: eliminar la orientación aumentará la volatilidad

La eliminación de la orientación podría resultar en estimaciones más diversas y números perdidos. Los analistas suelen utilizar la orientación como punto de referencia para elaborar sus pronósticos. Sin este ancla, el rango de estimaciones de los analistas será más amplio, produciendo variaciones mayores de los resultados reales. Las pérdidas de más de un centavo pueden convertirse en algo común.

Una pregunta interesante es ¿qué hará la Calle si los fallos se vuelven más grandes y más frecuentes? Hoy en día, si una empresa pierde la estimación de consenso por un centavo, sus acciones podrían sufrir o dispararse. Los errores más grandes podrían resultar en mayores oscilaciones en los precios de las acciones, produciendo un mercado más volátil. Por otro lado, si el mercado es consciente de que los errores son causados ​​por la falta de orientación, puede volverse más indulgente. Si hay un argumento para detener la orientación, es que Street sería más indulgente con las empresas que no alcanzan la estimación del consenso.

La línea de fondo

La orientación tiene un papel en el mercado porque proporciona información que los inversores pueden utilizar para analizar la empresa, evaluar al equipo de gestión y crear previsiones. Las empresas son tontas si creen que pueden alterar el enfoque del mercado a corto plazo. La Calle seguirá haciendo lo que quiera y se mantendrá enfocada en los cronogramas trimestrales. Sin embargo, si más empresas optan por no recibir orientación, la calle sin darse cuenta puede volverse más racional y, por lo tanto, dejar de disparar los precios de las acciones por variaciones minúsculas que en realidad son solo SWAG (sistemático, pero todos adivinamos).