20 abril 2021 3:56

Combinación de análisis técnico y fundamental

La gente a menudo pregunta si el análisis técnico se puede utilizar como un sustituto eficaz del análisis fundamental. Aunque no hay una respuesta definitiva sobre si el análisis técnico se puede utilizar como una sustitución completa del análisis fundamental, hay pocas dudas de que la combinación de las fortalezas de ambas estrategias puede ayudar a los inversores a comprender mejor los mercados y medir la dirección en la que podrían dirigirse sus inversiones. En este artículo, veremos los pros y los contras del análisis técnico y los factores que los inversores deben considerar al incorporar ambas estrategias en una perspectiva de mercado.

Lo mejor de ambos mundos

Algunos métodos de análisis técnico se combinan bien con el análisis fundamental para proporcionar información adicional a los inversores. Éstas incluyen:

1) Tendencias de volumen:  cuando un analista o un inversor está investigando una acción, es bueno saber qué piensan otros inversores al respecto. Después de todo, es posible que tengan información adicional sobre la empresa o que estén creando una tendencia.

Uno de los métodos más populares para medir la confianza del mercado es observar el volumen negociado recientemente. Los grandes picos sugieren que las acciones han atraído mucha atención de la comunidad comercial y que las acciones están en acumulación o distribución.

Los indicadores de volumen son herramientas populares entre los operadores porque pueden ayudar a confirmar si otros inversores están de acuerdo con su perspectiva sobre un valor. Los operadores generalmente observan que el volumen aumente a medida que una tendencia identificada gana impulso. Una disminución repentina en el volumen puede sugerir que los operadores están perdiendo interés y que una reversión puede estar en camino.

Los gráficos intradiarios están ganando popularidad porque permiten a los operadores estar atentos a los picos de volumen, que a menudo se corresponden con las operaciones en bloque y pueden ser extremadamente útiles para descifrar exactamente cuándo están operando las grandes instituciones.

2) Seguimiento de movimientos a corto plazo: si  bien muchos inversores fundamentales tienden a centrarse en el largo plazo, lo más probable es que aún deseen obtener unprecio de compra favorabley / o un precio de venta favorable al liquidar una posición. El análisis técnico también puede ser útil en estas situaciones.

Más específicamente, cuando una acción atraviesa su promedio móvil de 15 o 21 días (ya sea al alza o a la baja), generalmente continúa a lo largo de esa tendencia durante un corto período de tiempo. En otras palabras, es en gran medida un indicador de qué esperar en el próximo período. Por cierto, los chartistas y algunos inversores fundamentales suelen utilizar promedios móviles de 50 y 200 días para determinar patrones de ruptura a más largo plazo.

Para aquellos que buscan cronometrar una operación o solidificar un precio de entrada o salida favorable en una acción determinada, este tipo de gráficos y análisis son invaluables.

3) Seguimiento de las reacciones a lo largo del tiempo:  muchos analistas fundamentales observarán un gráfico de una acción, industria, índice o mercado específico para determinar cómo se ha desempeñado esa entidad a lo largo del tiempo cuando sehan producidociertos tipos de noticias (como ganancias positivaso datos económicos). liberado.

Los patrones tienden a repetirse y los inversores que se sintieron atraídos (o desanimados) por la noticia en cuestión tienden a reaccionar de manera similar con el tiempo.

Por ejemplo, si observa los gráficos de varias acciones inmobiliarias, a menudo verá que reaccionan negativamente cuando la Reserva Federal elige renunciar a un recorte en las tasas de interés. O vea cómo las tiendas de mejoras para el hogar tienden a reaccionar cuando los informes de ventas de casas nuevas y existentes disminuyen. El movimiento reactivo hacia abajo es bastante consistente cada vez.

En resumen, al analizar las tendencias históricas, los inversores pueden calcular la posible reacción a un evento futuro.

La desventaja de la mezcla

El análisis técnico también puede proporcionar una perspectiva inexacta o incompleta de una acción porque:

1) Es historia: si  bien es posible descifrar y anticipar ciertos movimientos basados ​​en patrones o cuando una acción en particular cruza un promedio móvil importante, los gráficos generalmente no pueden predecir datos fundamentales positivos o negativos futuros; en cambio, están muy enfocados en el pasado.

Sin embargo, si se filtra la noticia de que una empresa está a punto de lanzar un buen trimestre (por ejemplo), los inversores podrían aprovecharlo y esta buena noticia se hará evidente en el gráfico. Un gráfico simple no puede proporcionar al inversor información fundamental crucial a largo plazo, como la dirección futura del flujo de efectivo o las ganancias por acción.

2) La multitud a veces se equivoca:  como se mencionó anteriormente, es bueno comprar una acción que tiene un impulso alcista. Sin embargo, es importante tener en cuenta y comprender que la multitud a veces se equivoca. En otras palabras, es posible que una acción que se está acumulando en masa esta semana tenga una fuerte distribución la próxima. Por el contrario, las existencias que se están vendiendo mucho esta semana pueden acumularse en las próximas semanas.

Un magnífico ejemplo de la mentalidad de «la multitud está equivocada» se puede encontrar en la gran cantidad de dinero que se invirtió en acciones de tecnología en el cambio de milenio. De hecho, el dinero siguió fluyendo hacia las acciones de empresas como CMGI o JDS Uniphase, así como hacia otras cuestiones de alta tecnología. Cuando tocó fondo, el dinero fluyó hacia estas acciones y los mercados de valores en los que cotizaban se secaron casi de la noche a la mañana. Los gráficos no indicaron que se aproximara una corrección tan severa.

3) Los gráficos no pronostican de forma típica o constante las tendencias macroeconómicas: los  gráficos tampoco suelen pronosticar con precisión las tendencias macroeconómicas. Por ejemplo, es casi imposible observar a un actor importante en el sector de petróleo y gas y descifrar definitivamente si la OPEP tiene la intención de aumentar la cantidad de petróleo que bombea, o si un incendio que acaba de comenzar en una instalación de envío en Venezuela afectará cerca de suministros a plazo.

4) Hay subjetividad:  cuando se trata de leer un gráfico, entra en juego una cierta cantidad de subjetividad. Algunos pueden ver un gráfico y sentir que una acción se basa, mientras que otra persona puede verlo y concluir que todavía hay más desventajas.

Entonces, ¿quién tiene razón? Nuevamente, no se puede hacer ningún cálculo para resolver el argumento, como podría ser el caso del análisis fundamental. Cuando se trata de gráficos, solo el tiempo dirá en qué dirección irán realmente los mercados.

Línea de fondo

El análisis técnico puede ser una herramienta valiosa, pero es importante darse cuenta de los beneficios y las limitaciones antes de sumergirse. No hay una respuesta definitiva sobre si el análisis técnico debe utilizarse como sustituto del análisis fundamental, pero muchos coinciden en que tiene sus méritos cuando se utiliza como complemento a otras estrategias de inversión.

 

Adblock
detector