19 abril 2021 12:25

Las 4 razones más comunes por las que fracasa una pequeña empresa

Tabla de contenido

Expandir

  • 1. Obstáculos financieros
  • 2. Manejo inadecuado
  • 3. Planificación empresarial ineficaz
  • 4. Contratiempos de marketing

Dirigir un negocio no es para los débiles de corazón; el espíritu empresarial es intrínsecamente riesgoso. Los dueños de negocios exitosos deben poseer la capacidad de mitigar los riesgos específicos de la empresa y, al mismo tiempo, llevar un producto o servicio al mercado a un precio que satisfaga los niveles de demanda de los consumidores.

Si bien hay una serie de pequeñas empresas en una amplia gama de industrias que se desempeñan bien y son continuamente rentables, el 20% de las pequeñas empresas fracasan en el primer año, el 50% se arruina después de cinco años y solo el 33% llega a los diez. años o más, según la Administración de Pequeñas Empresas (SBA).

Para salvaguardar un negocio nuevo o establecido, es necesario comprender qué puede conducir al fracaso empresarial y cómo cada obstáculo se puede gestionar o evitar por completo. Las razones más comunes por las que las pequeñas empresas fracasan incluyen la falta de capital o financiación, la retención de un equipo de gestión inadecuado, una infraestructura o modelo de negocio defectuosos e iniciativas de marketing fallidas.

Conclusiones clave

  • Quedarse sin dinero es el mayor riesgo de una pequeña empresa. Los propietarios a menudo saben qué fondos se necesitan día a día, pero no tienen claro cuántos ingresos se generan, y la desconexión puede ser desastrosa.
  • La inexperiencia en la gestión de una empresa, o la falta de voluntad para delegar, puede afectar negativamente a las pequeñas empresas, al igual que un plan de negocios mal visualizado, que puede generar problemas continuos una vez que la empresa está operativa.
  • Las campañas de marketing mal planificadas o ejecutadas, o la falta de marketing y publicidad adecuados, son algunos de los otros problemas que arrastran a las pequeñas empresas.

1. Obstáculos financieros

Una de las principales razones por las que las pequeñas empresas fracasan es la falta de financiación o capital de trabajo. En la mayoría de los casos, el propietario de una empresa está muy consciente de cuánto dinero se necesita para mantener las operaciones en funcionamiento día a día, incluida la financiación de la nómina; pagar gastos generales fijos y variados, como alquiler y servicios públicos; y garantizar que los proveedores externos reciban el pago a tiempo. Sin embargo, los propietarios de empresas en quiebra están menos al tanto de la cantidad de ingresos que generan las ventas de productos o servicios. Esta desconexión conduce a un déficit de financiación que puede hacer que una pequeña empresa deje de funcionar rápidamente.

Una segunda razón son los dueños de negocios que no entienden bien los precios de los productos y servicios. Para vencer a la competencia en industrias altamente saturadas, las empresas pueden poner un precio a un producto o servicio mucho más bajo que ofertas similares, con la intención de atraer nuevos clientes. Si bien la estrategia tiene éxito en algunos casos, las empresas que terminan cerrando sus puertas son aquellas que mantienen el precio de un producto o servicio demasiado bajo durante demasiado tiempo. Cuando los costos de producción, marketing y entrega superan los ingresos generados por las nuevas ventas, las pequeñas empresas no tienen más remedio que cerrar.



En respuesta a la pandemia de COVID-19, el gobierno brindó ayuda a las pequeñas empresas a través de su sitio web de la Administración de Pequeñas Empresas.

Las pequeñas empresas en la fase de inicio pueden enfrentar desafíos en términos de obtener financiamiento para llevar un nuevo producto al mercado, financiar una expansión o pagar los costos de marketing en curso. Si bien los inversores ángeles, los capitalistas de riesgo y los préstamos bancarios convencionales se encuentran entre las fuentes de financiación disponibles para las pequeñas empresas, no todas las empresas tienen el flujo de ingresos o la trayectoria de crecimiento necesarios para obtener una financiación importante de ellos. Sin una afluencia de fondos para grandes proyectos o necesidades continuas de capital de trabajo, las pequeñas empresas se ven obligadas a cerrar sus puertas.

Para ayudar a una pequeña empresa a gestionar los obstáculos financieros comunes, los propietarios de empresas deben establecer primero un presupuesto realista para las operaciones de la empresa y estar dispuestos a aportar algo de capital de sus propias arcas durante la fase de inicio o expansión. Es imperativo investigar y asegurar opciones de financiamiento de múltiples puntos de venta antes de que el financiamiento sea realmente necesario. Cuando llegue el momento de obtener financiamiento, los dueños de negocios ya deberían tener una variedad de fuentes a las que puedan recurrir para obtener capital.

67%

El porcentaje de pequeñas empresas que fracasan en los primeros 10 años, según la Administración de Pequeñas Empresas.

2. Manejo inadecuado

Otra razón común por la que fracasan las pequeñas empresas es la falta de perspicacia comercial por parte del equipo de administración o del propietario del negocio. En algunos casos, el propietario de una empresa es la única persona de alto nivel dentro de una empresa, especialmente cuando una empresa se encuentra en su primer o segundo año de funcionamiento.

Si bien el propietario puede tener las habilidades necesarias para crear y vender un producto o servicio viable, a menudo carece de los atributos de un gerente fuerte y no tiene el tiempo para supervisar con éxito a otros empleados. Sin un equipo de administración dedicado, el propietario de un negocio tiene un mayor potencial para administrar mal ciertos aspectos del negocio, ya sean las finanzas, la contratación o el marketing.

Los dueños de negocios inteligentes subcontratan las actividades que no realizan bien o tienen poco tiempo para llevar a cabo con éxito. Un equipo directivo sólido es una de las primeras adiciones que necesita una pequeña empresa para continuar sus operaciones en el futuro. Es importante que los dueños de negocios se sientan cómodos con el nivel de comprensión que tiene cada gerente con respecto a las operaciones de la empresa, los empleados actuales y futuros y los productos o servicios.



La falta de un plan de negocios y la falta de voluntad para adaptar el plan a medida que surgen los desafíos pueden crear problemas estructurales para una pequeña empresa que, en última instancia, son insuperables.

3. Planificación empresarial ineficaz

Las pequeñas empresas a menudo pasan por alto la importancia de una planificación empresarial eficaz antes de abrir sus puertas. Un plan de negocios sólido debe incluir, como mínimo:

  • Una descripción clara del negocio.
  • Necesidades actuales y futuras de los empleados y la gerencia
  • Oportunidades y amenazas dentro del mercado más amplio
  • Necesidades de capital, incluido el flujo de caja proyectado y varios presupuestos.
  • Iniciativas de marketing
  • Análisis de la competencia

Los dueños de negocios que no logran abordar las necesidades de la empresa a través de un plan bien diseñado antes de que comiencen las operaciones, están preparando sus empresas para enfrentar serios desafíos. De manera similar, una empresa que no revisa con regularidad un plan comercial inicial, o una que no está preparada para adaptarse a los cambios en el mercado o la industria, encuentra obstáculos potencialmente insuperables a lo largo de su vida.

Para evitar las trampas asociadas con los planes de negocios, los empresarios deben tener un conocimiento sólido de su industria y competencia antes de comenzar una empresa. El modelo de negocio y la infraestructura específicos de una empresa deben establecerse mucho antes de que los productos o servicios se ofrezcan a los clientes, y las posibles fuentes de ingresos deben proyectarse de manera realista con mucha antelación. Crear y mantener un plan de negocios es clave para administrar una empresa exitosa a largo plazo.

4. Contratiempos de marketing

Los dueños de negocios a menudo no se preparan para las necesidades de marketing de una empresa en términos de capital requerido, alcance de clientes potenciales y proyecciones precisas de la tasa de conversión. Cuando las empresas subestiman el costo total de las primeras campañas de marketing, puede resultar difícil obtener financiamiento o redirigir capital de otros departamentos comerciales para compensar el déficit. Debido a que el marketing es un aspecto crucial de cualquier negocio en etapa inicial, es necesario que las empresas se aseguren de haber establecido presupuestos realistas para las necesidades de marketing actuales y futuras.

Del mismo modo, tener proyecciones realistas en términos de alcance de la audiencia objetivo y tasas de conversión de ventas es fundamental para el éxito de la campaña de marketing. Las empresas que no comprenden estos aspectos de las estrategias de marketing sólidas tienen más probabilidades de fracasar que las empresas que se toman el tiempo para crear e implementar campañas rentables y exitosas.

Adblock
detector