20 abril 2021 3:56

Habilidades técnicas laborales

¿Qué son las habilidades laborales técnicas?

Las habilidades laborales técnicas, a veces denominadas habilidades duras, son talentos y experiencia específicos que posee una persona que le ayudan a realizar una determinada tarea o trabajo. Estas habilidades difieren de las habilidades blandas, que en cambio describen rasgos de carácter y personalidad.

Las habilidades técnicas son habilidades que un individuo adquiere a través de la práctica y el aprendizaje, aunque una persona puede traer una propensión inherente a una determinada habilidad. Una persona que posea una competencia particular para la codificación, por ejemplo, tendría una habilidad técnica muy solicitada como candidato a un puesto de trabajo en una empresa de software o tecnología.

Conclusiones clave

  • Las habilidades técnicas son habilidades prácticas que posee un empleado que ayudan a una empresa a lograr sus funciones.
  • Estas habilidades se obtienen y perfeccionan mediante la educación, la práctica y la repetición, y pueden ser manuales (por ejemplo, coser) o cognitivas (por ejemplo, contabilidad).
  • A diferencia de las «habilidades blandas», las personas pueden demostrar sus competencias técnicas tomando una prueba de aptitud o proporcionando una certificación, un título, un aprendizaje o una experiencia laboral.

Comprensión de las habilidades laborales técnicas

Las habilidades laborales técnicas son ideales para enumerarlas en la sección de habilidades de un currículum porque arrojan luz sobre las habilidades y fortalezas. Sin embargo, es importante darse cuenta de que no se deben enumerar todas las habilidades técnicas a disposición de un individuo. La lista debe adaptarse al trabajo. Esto le da al individuo una mayor probabilidad de ser contratado.

Los empleados nuevos o potenciales pueden estar sujetos a una prueba de aptitud para medir su competencia en diversas habilidades y habilidades técnicas. Las pruebas de aptitud asumen que los individuos tienen fortalezas y debilidades inherentes, y tienen una inclinación natural hacia el éxito o el fracaso en áreas específicas basadas en sus características innatas. Tenga en cuenta que una prueba de aptitud no evalúa el conocimiento o la inteligencia; sólo una habilidad o propensión particular. Por tanto, no es una prueba para la que una persona pueda estudiar.

Los empleados con habilidades laborales técnicas se denominan mano de obra calificada y pueden contrastarse con la mano de obra no calificada.

Habilidades técnicas frente a habilidades blandas

En las solicitudes de empleo, cartas de presentación, currículums y en persona durante el proceso de entrevista, los empleadores buscan candidatos con habilidades tanto duras como blandas. Las habilidades técnicas o difíciles son aquellas habilidades o conjuntos de habilidades que se pueden enseñar y se pueden cuantificar fácilmente. Los ejemplos de habilidades duras incluyen certificados o títulos en disciplinas específicas; dominio o fluidez en un idioma extranjero; operación eficiente de maquinaria específica; y la capacidad de generar programas informáticos.

Las habilidades blandas se diferencian de las habilidades duras en que son subjetivas y pueden ser increíblemente difíciles de cuantificar. Las habilidades blandas son habilidades inherentes relacionadas con el carácter o la personalidad de un individuo. Estas habilidades a veces se denominan » habilidades interpersonales » o «habilidades con las personas». Los ejemplos de habilidades blandas incluyen la comunicación eficaz; trabajar bien con los demás; gestión del tiempo; la capacidad de ser persuasivo; flexibilidad; y paciencia.

Lo que quieren los empleadores

Las habilidades laborales técnicas juegan un papel vital en la contratación. Ciertas habilidades duras son necesarias para una variedad de trabajos, y algunos puestos requieren un conjunto específico o una combinación de estas habilidades. Sin embargo, algunos de los tipos más básicos o intermedios de habilidades técnicas son bastante fáciles de enseñar para un empleador a un nuevo empleado. Las habilidades blandas, debido a que son esencialmente inherentes, son extremadamente difíciles de enseñar. En algunos casos, no se pueden enseñar habilidades blandas.

Por esta razón, los empleadores buscan constantemente empleados potenciales con una combinación de habilidades técnicas y blandas que les permitan completar las tareas de una manera rápida y eficiente. Debido a que el servicio / satisfacción del cliente es uno de los aspectos más importantes para cualquier empresa u organización, las habilidades blandas a menudo se consideran de mayor valor.

Habilidades laborales técnicas en demanda

  • Programación y codificación: las habilidades de programación y codificación no son solo para desarrolladores. Estas habilidades también son relevantes para el personal de TI, los equipos de servicio al cliente y los gerentes de proyectos que necesitan apoyar a los clientes o coordinar proyectos. Cualquier graduado de TI será más valioso para un empleador desde el principio si sabe codificar.
  • Gestión de proyectos: la capacidad de organizar eficazmente recursos, personas y presupuestos es una de las mejores habilidades técnicas que puede tener. Los gerentes de proyectos trabajan en prácticamente todas las industrias, desde la construcción hasta el diseño digital. Un gerente de proyectos calificado puede entregar proyectos de manera más eficiente, utilizar los recursos de manera rentable y desplegar los equipos adecuados para completar el trabajo. Un administrador de proyectos capacitado le permitirá ahorrar dinero a la empresa, facilitará la resolución de problemas y ayudará a anticipar problemas futuros.
  • Análisis de datos: el análisis de datos proporciona a las empresas la información vital que necesitan para conservar su participación en el mercado y desarrollar su ventaja competitiva. Puede ser una tarea compleja, pero un buen análisis de datos puede resultar en operaciones de marketing y ventas más efectivas, mayores oportunidades para generar ingresos y una mayor eficiencia operativa.
  • Seguridad de la información: las filtraciones de datos pueden tener un impacto devastador en un negocio, desde la pérdida del negocio hasta un daño irreparable a una marca. Como tal, la demanda de especialistas técnicos en seguridad está aumentando.
  • Diseño: los diseñadores deben dominar una serie de habilidades técnicas, desde software como Photoshop hasta las herramientas que utilizan para crear wireframes. También son útiles las habilidades técnicas, como conocimientos prácticos de HTML, CSS y JavaScript.
  • Contenido y SEO: las habilidades de escritura actuales van mucho más allá de simplemente usar un procesador de texto para crear un gran contenido. Los escritores también necesitan tener serias habilidades digitales. Necesitan comprender los sistemas de gestión de contenido, la optimización de motores de búsqueda (SEO) e incluso saber cómo crear un sitio web o un blog.

Ejemplo de habilidades laborales técnicas

La contabilidad es una profesión que requiere un conjunto bastante rígido de habilidades técnicas. Además de conocer los entresijos de la práctica contable y la legislación fiscal, en la actualidad también se requiere familiaridad con el software específico de la industria, como Great Plains, QuickBooks, Peachtree, el software SAP y el software de preparación de impuestos.

Los contadores  deben saber cómo preparar e interpretar estados financieros y otros informes contables, desarrollar mecanismos eficientes de informes financieros y planificar e implementar controles contables.

Tenga en cuenta que algunas de las otras habilidades que necesitan los contadores pueden clasificarse como habilidades blandas. Deben estar preparados para comunicarse de manera efectiva con los reguladores, tratar con auditores externos y mantenerse actualizados sobre los problemas actuales y los cambios en las regulaciones de la industria.

 

Adblock
detector