Proporción de ventas por empleado

¿Qué es la proporción de ventas por empleado?

La proporción de ventas por empleado se calcula como las ventas anuales de una empresa divididas por el total de empleados. Las ventas anuales y los números de empleados se encuentran fácilmente en los estados financieros y los informes anuales. La proporción de ventas por empleado proporciona una amplia indicación de lo caro que es administrar una empresa.

Conclusiones clave

  • La proporción de ventas por empleado son las ventas anuales divididas por el total de empleados.
  • Esta métrica es beneficiosa al evaluar empresas que dependen en gran medida de los empleados, como minoristas y bancos.
  • Un número de ventas por empleado más alto es mejor.
  • Las empresas manufactureras tienen ratios bajos de ventas por empleado, mientras que las empresas pueden aumentar sus ratios mediante la subcontratación.

Comprender la proporción de ventas por empleado

La proporción de ventas por empleado puede ser especialmente reveladora al medir la eficiencia de empresas como bancos, minoristas, consultores, empresas de software y grupos de medios. Las «empresas de personas» se prestan a la proporción de ventas por empleado.

La interpretación del índice es bastante sencilla: las empresas con cifras de ventas por empleado más altas generalmente se consideran más eficientes que aquellas con cifras más bajas. Una proporción de ventas por empleado más alta indica que la empresa puede operar con costos generales bajos y, por lo tanto, hacer más con menos empleados, lo que a menudo se traduce en ganancias saludables.

Piense en la empresa de tecnología Qualcomm. En 2019, la compañía generó $ 535,000 en ventas por empleado. En comparación, Microsoft generó alrededor de $ 935,000 en ventas por empleado. Esto sugiere que Microsoft está haciendo más de su fuerza laboral y demuestra por qué el mercado de valores otorga constantemente a Microsoft una valoración más alta.

Consideraciones Especiales

La proporción de ventas por empleado se utiliza mejor para comparar empresas que son similares. Los minoristas y otras empresas orientadas a los servicios que emplean a mucha gente, por ejemplo, tendrán proporciones dramáticamente diferentes a las de las empresas de software. Por ejemplo, Starbucks Coffee es un minorista altamente eficiente, pero debido a que emplea a casi 350,000 personas a tiempo completo y a tiempo parcial, su cifra de ventas por empleado de $ 76,600 parece palidecer en comparación con las ventas de Microsoft por empleado.

Las empresas que se concentran en vender y distribuir productos normalmente disfrutarán de cifras de ventas por empleado mucho más altas que las empresas que fabrican bienes. La fabricación suele requerir mucha mano de obra, mientras que las actividades de ventas y marketing dependen de menos personas para generar las mismas cifras de ventas.

En la fabricación, cada empleado generalmente puede ensamblar solo una cierta cantidad de productos. El aumento de la producción requiere más empleados. Por el contrario, las actividades de marketing y ventas pueden aumentar sin necesariamente agregar personal. Tomemos como ejemplo al fabricante de calzado deportivo Nike: desde que tomó la decisión de subcontratar su fabricación a otras empresas, la proporción de ventas por empleado de la empresa se ha disparado.4

Las empresas en etapa inicial suelen tener bajas cifras de ventas por empleado. Las empresas involucradas en el desarrollo de nuevas tecnologías, por ejemplo, a menudo tienen bajas cifras de ventas por empleado en sus primeros años.

Ventajas y desventajas de la proporción de ventas por empleado

Asegúrese de observar las tasas de ventas por empleado durante varios años para tener una idea confiable del desempeño. No saque conclusiones precipitadas sin examinar las tendencias a lo largo del tiempo. Un salto en la eficiencia de las ventas por empleado puede ser solo un destello.

Por ejemplo, los grandes recortes de empleos a menudo se traducen en un aumento temporal de la proporción a medida que los empleados restantes trabajan más duro y asumen tareas adicionales. Pero la investigación muestra que tal impulso puede revertirse rápidamente a medida que los trabajadores se agotan y trabajan de manera menos eficiente.

Una proporción de ventas por empleado en constante aumento puede significar varias cosas:

  • Organizaciones cada vez más optimizadas.
  • Inversión de capital reciente que mejora la eficiencia.
  • Grandes productos que se venden más rápido que los de la competencia.

Además, una empresa que genera un aumento constante de las ventas con una fuerza laboral estable o que se reduce por lo general puede aumentar las ganancias más rápidamente que una que no puede generar ventas adicionales sin agregar más trabajadores.

También debe tener cuidado con los números de empleados que se indican en los informes financieros. Algunas empresas emplean a subcontratistas, que no se cuentan como empleados. Este tipo de discrepancia puede arruinar su análisis y comparación de las cifras de ventas por empleado.

Una mejora en la proporción de ventas por empleado con frecuencia precede al crecimiento de los márgenes de beneficio. Un número creciente de ventas por empleado podría significar que la empresa está creciendo, pero no ha contratado más empleados para manejar la carga de trabajo adicional. De nuevo, ten cuidado. Si los números cambian drásticamente, vale la pena echar un vistazo más de cerca.