3 crisis financieras en el siglo XXI

El siglo XXI ha demostrado ser tan turbulento económicamente como los dos siglos precedentes. Este período ha sido testigo de múltiples crisis financieras que afectaron a naciones, regiones y, en el caso de la Gran Recesión, a toda la economía mundial. Todas las crisis financieras comparten ciertas características, pero cada una cuenta su propia historia única con sus propias lecciones únicas para el futuro. Siga leyendo para obtener más información sobre las tres crisis financieras más notables que experimentó el mundo en el siglo XXI.

Conclusiones clave

  • Las crisis financieras y las crisis fiscales tienen diferencias y similitudes.
  • Ha habido al menos tres crisis financieras notables en el siglo XXI.
  • Argentina experimentó una crisis financiera entre 2001 y 2002, que llevó al gobierno del país a perder el acceso a los mercados de capitales.
  • La crisis financiera mundial de 2007-2009 se considera la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión.
  • La caída de los precios de las materias primas y la anexión de Crimea y Ucrania llevaron al colapso de la economía de Rusia.

Crisis financieras versus fiscales

Las crisis financieras y fiscales pueden ocurrir por varias razones y ser causadas tanto por factores internos como externos. Una crisis podría emanar del sistema financiero de una nación o del gobierno federal.

Por el contrario, un evento exógeno, como un desastre natural o una recesión global, podría llevar a un país a una crisis financiera y fiscal. Aunque pueden ocurrir simultáneamente, existen claras diferencias entre una crisis financiera y una fiscal.

Crisis financiera

Una crisis financiera es un término generalizado para los problemas sistémicos en el sector financiero más amplio de un país o países. Las crisis financieras a menudo, pero no siempre, conducen a recesiones. Si el sector bancario de EE. UU. Toma colectivamente malas decisiones crediticias, o si está regulado o gravado incorrectamente, o si experimenta algún otro shock exógeno que causa pérdidas en toda la industria y pérdida de precios de las acciones, eso es una crisis financiera.

De todos los sectores de una economía, se considera que el sector financiero es el epicentro más peligroso de una crisis, ya que todos los demás sectores dependen de él para obtener apoyo monetario y estructural.

Crisis fiscal

Una crisis fiscal, por otro lado, se refiere a un problema con los balances del gobierno. Si la carga de la deuda de un gobierno crea problemas de financiamiento o desempeño, se puede decir que experimenta una crisis fiscal. Podría ocurrir una crisis fiscal en los Estados Unidos si, por ejemplo, el gobierno federal toma prestado demasiado dinero y se ve excluido de los mercados crediticios. También podría producirse una crisis fiscal si una importante agencia de calificación crediticia rebaja la calificación de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos o si el gobierno federal necesita suspender los pagos debido a un déficit presupuestario.

Una crisis fiscal también puede ocurrir después de una recesión y períodos de alto desempleo, lo que generalmente resulta en una menor recaudación de impuestos, creando un déficit de ingresos para el gobierno. El endeudamiento o endeudamiento excesivo durante tiempos de guerra también puede empujar a una nación a una crisis fiscal si el país no puede pagar la deuda debido al daño a la economía y la infraestructura del país.

Las crisis financieras y fiscales pueden ocurrir de forma independiente o simultánea. Es posible que la crisis fiscal de un gobierno provoque una crisis financiera, ya sea directa o indirectamente, particularmente si el gobierno responde incorrectamente a susproblemas presupuestarios confiscando ahorros, asaltando los mercados de capital o destruyendo el valor de la moneda local. Por ejemplo, la crisis de la deuda soberana que se apoderó de gran parte del sur de Europa en 2010 fue una crisis fiscal, pero no fue una crisis financiera.



Recuerde, las crisis financieras y fiscales pueden ocurrir de forma independiente o simultánea.

2001-2002 Crisis económica argentina

Las crisis argentinas han sido una característica familiar desde el gran pánico financiero de 1876. El país experimentó su primera crisis del siglo XXI entre 2001 y 2002, que involucró la combinación de una vinculación infructuosa de la moneda fuerteal dólar estadounidense dejó al peso argentino en un caos. Los depositantes bancarios entraron en pánico cuando el gobierno argentino coqueteó con una congelación de depósitos, lo que provocó que las tasas de interés se dispararan bruscamente.3

El 1 de diciembre de 2001, el ministro de Economía Domingo Cavallo promulgó un congelamiento de los depósitos bancarios. Las familias se vieron privadas de sus ahorros y las tasas de inflación alcanzaron un astronómico 5.000%. En el transcurso de una semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que ya no ofrecería apoyo a Argentina, ya que se consideraba que el país estaba en mora en serie. Las autoridades internacionales no creían que realmente se llevarían a cabo las reformas adecuadas.

Crisis financiera

El gobierno argentino perdió el acceso a los mercados de capitales y las instituciones financieras privadas argentinas tambiénfueron cerradas. Muchas empresas cerraron. Algunos bancos extranjeros, que tenían una gran presencia, se retiraron en lugar de arriesgar sus activos. La naturaleza errática y extrema de las tasas de interés hizo prácticamente imposible que cualquier empresa financiera funcionara correctamente.

El los emisores de bonos era de casi el 60%.5 A los deudores locales no les fue mejor y sus impagos posteriores aplastaron a los prestamistas comerciales.

Al gobierno de Argentina no le fue mucho mejor. Con la economía en una espiral descendente, alto desempleo y sin acceso a los mercados crediticios, el gobierno argentino no cumplió con $ 100 mil millones de su deuda. En otras palabras, el gobierno se alejó de los inversionistas que compraron bonos del gobierno argentino.

Crisis monetaria

Con la economía en apuros y la incertidumbre en torno a la estabilidad del gobierno federal, el capital de inversión abandonó el país. El resultado fue una devaluación o depreciación del peso argentino, ya que los inversionistas vendieron sus inversiones denominadas en pesos por tenencias extranjeras.

Es común que las economías de mercados emergentes denominen su deuda en dólares estadounidenses y, durante una devaluación, puede paralizar a un país. Cualquier deuda denominada en dólares para el gobierno, las empresas y las personas aumentó significativamente de la noche a la mañana, ya que los impuestos y los ingresos se generaron en pesos.

En otras palabras, se necesitaron muchos más pesos para pagar el mismo saldo de capital adeudado por los préstamos denominados en dólares debido únicamente a la devaluación del tipo de cambio del peso frente al dólar.

2007-2009 Crisis financiera mundial

Ampliamente considerada la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión, la Gran Recesión, pero la historia esencial se centra en los principales bancos de inversión que se apalancaron en exceso utilizando valores respaldados por hipotecas (MBS).

Los rendimientos y los precios de los instrumentos MBS de los bancos se basaron en el aumento de los precios de las viviendas provocado por una las hipotecas de alto riesgo y, finalmente, extendiéndose por todo el mercado de MBS.

Desafortunadamente para los bancos de inversión internacionales, todo el sistema financiero mundial se interconectó cada vez más en la década de 1990 y principios de la de 2000. Los valores basura respaldados por hipotecas de tasa ajustable (ARM) —muchos de los cuales recibieron inexplicablemente calificaciones AAA de Moody’s y Standard & Poor’s— impregnaron las carteras de inversores japoneses y europeos.

Las primeras etapas de la crisis comenzaron en la segunda mitad de 2007, y finalmente alcanzaron su punto máximo en septiembre de 2008. Varios bancos de inversión globales se vieron comprometidos, incluidos Lehman Brothers, AIG, Bear Stearns, Countrywide Financial, Wachovia y Washington Mutual.

También hubo numerosas quiebras bancarias en Europa, incluido el Royal Bank of Scotland, que registró una pérdida de 34.000 millones de dólares en 2008. RBS fue uno de los bancos que el gobierno británico tuvo que rescatar con su paquete de rescate de 63.000 millones de dólares. Lo peor de la recesión estadounidense ocurrió a finales de 2008 y principios de 2009, pero el pánico tardó unos meses en llegar a Europa. Países como Grecia, Irlanda y Portugal fueron los más afectados.

Sin embargo, el impacto de la crisis financiera no se limitó a Estados Unidos y Europa. El producto interno bruto (PIB)mundial, que mide la producción total de bienes y servicios de todos los países, se redujo en 2009 a -1,67% desde 1,85% en 2008, según el Banco Mundial.

Crisis financiera rusa de 2014

La economía rusa liderada por Vladimir Putin creció apreciablemente en la primera mitad del siglo XXI, gracias en gran parte al próspero sector energético y al aumento de los precios mundiales de las materias primas. La economía rusa se volvió tan dependiente de las exportaciones de energía que casi la mitad de los ingresos del gobierno ruso fueron generados por la venta de petróleo y gas natural.

Pero los precios mundiales del petróleo cayeron en picada en junio de 2014. El precio promedio del barril de petróleo cayó casi un 40% en seis meses desde el umbral anterior de $ 100. La caída por debajo de $ 100 fue notable, ya que ese era el número que los funcionarios rusos estimaron que era necesario para mantener un presupuesto equilibrado.

Putin exacerbó el problema energético al invadir y anexar Crimea de Ucrania, lo que resultó en una expansión monetaria agresiva, lo que provocó una alta inflación y pérdidas paralizantes entre los bancos rusos.

Como resultado, Estados Unidos y Europa, así como otros países, impusieron sanciones económicas, que incluían la prohibición de comprar tecnología occidental para desarrollar petróleo. Otras sanciones incluyeron impedir que los bancos rusos obtengan capital de Europa o EE. UU.

El impacto de la crisis y las sanciones sobre la economía rusa fueron importantes. En 2015, el PIB se redujo un -1,97% respecto al año anterior. No fue hasta 2017 cuando la economía rusa registró una tasa de crecimiento anual de más del 1,5%, según el Banco Mundial.