El índice de precios al consumidor es amigo de los inversores

Los precios de los bienes y servicios fluctúan con el tiempo, pero cuando los precios cambian demasiado y con demasiada rapidez, los efectos pueden afectar a la economía. El Índice de Precios al Consumidor (IPC), el principal indicador de los precios de bienes y servicios, indica si la economía está experimentando inflación, deflación o estanflación. Los resultados del IPC son ampliamente anticipados y observados; el IPC juega un papel en muchas decisiones financieras clave, incluida la política de tasas de interés de la Reserva Federal y las decisiones de cobertura de los principales bancos y corporaciones. Los inversores individuales también pueden beneficiarse de observar el IPC al tomar decisiones de cobertura y asignación.

Cómo se construye el IPC

La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento de Trabajo de EE. UU. Publica los datos del IPC mensualmente, aunque la fecha precisa varía de un mes a otro. (Hay un calendario disponible en el sitio web de BLS, y la próxima fecha de publicación está en cada informe). El informe consta de tres índices que representan los gastos de dos grupos de población: el IPC para asalariados urbanos y trabajadores de oficina (CPI-W), el IPC de todos los consumidores urbanos (CPI-U) y el IPC encadenado de todos los consumidores urbanos (C-CPI-U).

La canasta de mercado del año base , de la que se compone el IPC, se deriva de información detallada de gastos recopilada de miles de familias en todo el país. La información se recopila a través de entrevistas y diarios que llevan los participantes. La canasta consta de más de 200 categorías de bienes y servicios divididos en ocho grupos: alimentos y bebidas, vivienda, indumentaria, transporte, atención médica, recreación, educación y comunicación, y otros bienes y servicios. Además, los precios de 80.000 artículos de la canasta de mercado se recopilan mensualmente de miles de tiendas minoristas, establecimientos de servicios, unidades de alquiler y consultorios médicos.

Condiciones ilustradas por el IPC

Las amplias medidas tomadas para formular una imagen clara de los cambios en el costo de vida ayudan a los actores financieros clave a tener una idea de la inflación, que puede destruir una economía si se permite que corra desenfrenada. Se teme tanto la deflación como la inflación extremas, aunque la primera es mucho menos común.

Naturalmente, podríamos pensar en la deflación o en la caída de los precios como algo bueno. Y pueden serlo, con moderación y dentro de ciertos límites. El precio de las llamadas telefónicas, por ejemplo, ha estado cayendo durante más de un siglo y es probable que continúe cayendo con el cambio de llamadas que se canalizan a través de Internet. Ciertamente, eso no es algo de lo que escuche a los consumidores quejarse. Pero, sin duda, la deflación puede ser algo malo. El mejor ejemplo es la Gran Depresión, cuando las legiones de desempleados no podían permitirse comprar bienes y servicios a cualquier precio.

Cuando los aumentos de precios se salen de control, la inflación se denomina hiperinflación. El ejemplo más conocido de hiperinflación ocurrió en Alemania en la década de 1920, donde la tasa de inflación alcanzó el 3,25 millones por ciento mensual. Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, Grecia llegó a 8.550 millones por ciento al mes y Hungría a 4,19 trillones al mes. Hungría imprimió un billete de 100 millones de billones de pengo en 1946. En ese momento, el dinero realmente deja de tener sentido y el gobierno debe revaluar las denominaciones de la moneda: lo que una vez fue, digamos, un billete de un millón de unidades se convierte en una denominación de una unidad de cualquiera que sea la moneda. Dados estos ejemplos históricos, es fácil ver por qué cualquier movimiento repentino en cualquier dirección en el IPC puede poner muy nerviosa a la gente.

También hay varios tipos específicos de fluctuaciones de precios en la economía, como la desinflación, la reflación y la estanflación. La desinflación es una desaceleración de la tasa de inflación, pero sigue siendo una condición inflacionaria. Y cuando la inflación ocurre en una economía que no está creciendo, la situación se conoce como estanflación, lo que hace que cualquier inflación se amplifique de manera efectiva.

Algunos usos del IPC

El IPC se utiliza a menudo para ajustar los pagos de ingresos de los consumidores por cambios en el valor del dólar y para ajustar otras series económicas. El Seguro Social vincula el IPC a los niveles de elegibilidad de ingresos; la estructura del impuesto sobre la renta federal se basa en el IPC para realizar ajustes que eviten aumentos en las tasas impositivas inducidos por la inflación y, finalmente, los empleadores utilizan el IPC para realizar ajustes salariales que se mantienen al día con el costo de vida. Las series de datos sobre las ventas minoristas, las ganancias por hora y semana y la renta nacional y las cuentas de productos están todas vinculadas al IPC para traducir los índices relacionados en términos libres de inflación.

El IPC y los mercados

Los movimientos en los precios de bienes y servicios afectan más directamente a los valores de renta fija. Si los precios están subiendo, los pagos de bonos fijos no tienen valor, reduciendo efectivamente los rendimientos de los bonos. La inflación también plantea un grave problema para los titulares de anualidades fijas y planes de pensiones, ya que erosiona el valor efectivo de los pagos fijos. Muchos jubilados han visto cómo los montos de sus pagos de pensión pierden poder adquisitivo con el tiempo.

La volatilidad de los precios también puede ser perjudicial para las acciones. Es de esperar una inflación modesta y constante en una economía en crecimiento, pero si los precios de los recursos utilizados en la producción de bienes aumentan rápidamente, los fabricantes pueden experimentar caídas en las ganancias. Por otro lado, la deflación puede ser un signo negativo que indique una disminución en la demanda de los consumidores. En esta situación, los fabricantes se ven obligados a bajar los precios para vender sus productos, pero es posible que los recursos y los productos básicos utilizados en la producción no disminuyan en una cantidad equivalente. Nuevamente, los márgenes de las empresas se reducen debido a la rigidez de los precios de algunos artículos y la elasticidad  de los precios de otros artículos.

Protección contra la inflación

Afortunadamente, a medida que los mercados financieros se han vuelto más sofisticados con el tiempo, se han creado productos de inversión para ayudar incluso a la persona promedio a cubrir el riesgo de inflación. Los fondos mutuos, o los bancos, preocupados por el aumento de la inflación, podrían comprar bonos especiales protegidos contra la inflación conocidos como TIPS.

Además, la Bolsa Mercantil de Chicago ofrece contratos de futuros sobre el IPC, que se pueden utilizar para cubrir la inflación. Estos contratos también brindan información útil sobre el consenso del mercado para los precios en el futuro.

Además, muchas personas tienen un valor patrimonial significativo en sus viviendas, lo que suele ser una buena protección contra la inflación. La inversión de muchos propietarios de viviendas no solo se ha mantenido al día con la inflación, sino que la ha superado, obteniendo un rendimiento positivo. Además, se han creado productos para ayudar a las personas a aprovechar este capital que, de otro modo, no sería líquido. Con una hipoteca inversa, por ejemplo, el propietario recibe pagos y la propiedad se entrega al morir. Una herencia puede reducirse, pero hay un flujo constante de ingresos extraídos del valor neto de la vivienda para financiar los gastos de subsistencia. Sin embargo, esta no es necesariamente una solución perfecta. Si las opciones de crédito que se seleccionan no ofrecen un componente de crecimiento con un límite de extracción anual, el propietario está expuesto al riesgo de inflación.

Conclusión

El IPC es probablemente el indicador económico más importante y ampliamente observado, y es la medida más conocida para determinar los cambios en el costo de vida que, como nos muestra la historia, pueden ser perjudiciales si son grandes y rápidos. El IPC se utiliza para ajustar salarios, beneficios de jubilación, tramos impositivos y otros indicadores económicos importantes. Puede decirles a los inversores algunas cosas sobre lo que puede suceder en los mercados financieros, que comparten relaciones tanto directas como indirectas con los precios al consumidor. Al conocer el estado de los precios al consumidor, los inversores pueden tomar decisiones de inversión adecuadas y protegerse mediante el uso de productos de inversión como TIPS.