20 abril 2021 6:33

Por qué las tasas de interés afectan a todos

Las tasas de interés afectan las decisiones que toma con el dinero. Algunos de estos son obvios: piense en cuánto dinero más guardaría en su cuenta de ahorros si pagara el 15% de interés en lugar del 0,5%. ¿Cuánto menos dinero pondría en acciones o en su 401 (k) si pudiera obtener el 15% en una simple cuenta bancaria? Por otro lado, puede sacar una nueva tarjeta de crédito al 3%, pero probablemente no pediría prestada al 30% a menos que sea absolutamente necesario.

También hay impactos menos obvios. Para empresarios y banqueros, las tasas de interés afectan los cálculos sobre la rentabilidad futura. Por ejemplo, es fácil ingresar a los mercados de capital y financiar un nuevo proyecto cuando las tasas de interés están en mínimos históricos, pero el mismo proyecto podría no generar dinero a largo plazo si los pagos de intereses esperados se duplican. Esto, a su vez, afecta qué productos y servicios se ofrecen en la economía, qué puestos de trabajo están disponibles y cómo se estructuran las inversiones.

Tasas de interés y coordinación

El interés cumple varias funciones cruciales en una economía de mercado. El más obvio es la coordinación entre ahorradores y prestatarios; a los ahorradores se les pagan intereses por posponer su consumo hasta una fecha futura, mientras que los prestatarios deben pagar intereses para consumir más en el presente. Cuando hay relativamente más ahorros, la oferta de fondos prestables aumenta y su precio, la tasa de interés, debería bajar. Cuando más personas quieren pedir prestado de lo que los ahorros actuales pueden satisfacer, el precio del dinero nuevo aumenta y las tasas de interés deberían subir.

Dado que las tasas de interés afectan la cantidad de dinero de multiplicador de depósitos y, por extensión, en la inflación. Es por eso que el remedio clásico de la Fed para la alta inflación es subir las tasas de interés.

No existe una tasa de interés natural uniforme o única; los costos de los intereses dependen de las características físicas de la oferta y la demanda de cada mercado. Hay varias tasas de interés fundamentales en la economía, especialmente cuando están influenciadas por un banco central, como la Reserva Federal. Los cambios en estas tasas de interés, como la tasa de fondos federales o la tasa de descuento, pueden afectar toda la forma de la economía.

Tasas de interés y geometría de la economía

Las tasas de interés contribuyen en gran medida a determinar la geometría de la economía, es decir, la distribución real del trabajo y los recursos. Importa qué industrias crecen y qué industrias se contraen, y dónde las personas están desplegando capital financiero y físico. Las tasas de interés guían gran parte de ese movimiento.

La gente suele hablar de la economía en términos de grandes agregados. Lea un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. (BLS) o la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) o encienda las cabezas parlantes en CNBC, y escuchará términos como «gasto total del consumidor» o «fabricación neta producción.» Es más sencillo pintar temas amplios con un pincel de macroeconomía; incluso la mayoría de los economistas profesionales prefieren este tipo de análisis.

El problema de enfocarse en lo amplio y lo macro es que es probable que se pierda distinciones importantes. Los grandes números nunca cuentan toda la historia. Por ejemplo, según la Oficina de Análisis Económico (BEA), el crecimiento total del PIB de los Estados Unidos en 2014 fue del 3,66%, muy por debajo del 6,31% registrado en 2004. Esto no significa necesariamente que la economía fuera el doble de fuerte. en 2004, sin embargo.

Tasas de interés y burbuja inmobiliaria

La economía en 2004 no fue muy saludable en absoluto; fue impulsado por un mercado inmobiliario fuera de control. Estados Unidos registró ventas récord de viviendas y valores de propiedades durante seis años consecutivos a partir de 2001, cuando la Reserva Federal redujo la tasa de interés de sus fondos federales de 5,5% a 1,75%. Sin esa dramática caída en las tasas de interés, es muy poco probable que el mercado de la vivienda se hubiera disparado de la misma manera.

Las bajas tasas de interés hicieron que los préstamos hipotecarios fueran demasiado fáciles. También hizo que los proyectos a largo plazo y de gran densidad de capital, como la construcción de viviendas, fueran demasiado fáciles de emprender. Los constructores y compradores de viviendas se intoxicaron con dinero barato, lo que provocó desastrosas distorsiones en la actividad económica que las cifras macroeconómicas, como el PIB, no pudieron recuperar hasta que la Gran Recesión estaba en pleno apogeo.

Considere los incentivos económicos creados por las bajas tasas de interés, como pedir más préstamos, iniciar proyectos a largo plazo, ahorrar menos e invertir en activos más riesgosos para combatir la inflación. Demasiadas personas estaban empleadas en la construcción de viviendas o en las finanzas en 2004 porque la demanda económica de sus servicios se basaba en señales falsas. En otras palabras, la forma de la economía estaba mal. Muchas de estas personas perdieron sus trabajos entre 2007 y 2009 cuando la realidad se hundió y el mundo entero sintió el impacto de una política de tasas de interés equivocada.

 

Adblock
detector