19 abril 2021 12:26

Cuatro formas de afrontar la próxima recesión

Tabla de contenido

Expandir

  • El panorama económico
  • Liquidación del mercado interno
  • La pandemia global de COVID-19
  • Cobertura para un recessio
  • La línea de fondo

La crisis financiera de 2008 fue provocada por una sobreabundancia de préstamos de alto riesgo, que se filtraron a través de productos estructurados con impagos, lo que provocó pérdidas abrumadoras para los bancos. El aumento de los estándares de préstamos y los requisitos de suficiencia de capital en los bancos introducidos por la Ley Dodd-Frank en 2010 significaron que no era probable que se repitiera una crisis financiera posterior y una recesión con catalizadores crediticios similares. Pero si bien Estados Unidos se recuperó con fuerza del punto álgido de la crisis financiera de 2008, una recesión de los mercados mundiales puede seguir siendo motivo de preocupación.

Conclusiones clave

  • La Gran Recesión en los Estados Unidos desencadenó una crisis financiera mundial y el colapso del mercado.
  • Hablando históricamente, nos espera otra recesión, pero hay formas en las que puede protegerse contra esta situación.
  • La diversificación en los mercados globales, valores de refugio seguro o posiciones cortas puede ayudar a mitigar el golpe de la próxima recesión.

El panorama económico

Al observar los niveles de PIB del mercado mundial, las ponderaciones de los mercados emergentes aumentaron significativamente desde la era de la crisis financiera. China, uno de los países con mercados emergentes más grandes, aumentó sustancialmente su producto interno bruto (PIB) en comparación con los mercados mundiales. De 2005 a 2019, el PIB de China, como porcentaje del PIB mundial, aumentó del 5% al ​​16%. Como resultado, las inversiones estadounidenses en el país también aumentaron.

Un macro evento de China que provoque pérdidas a gran escala en áreas con inversión estadounidense podría conducir a una nueva recesión. Una recesión provocada específicamente por China también podría tener implicaciones negativas en general para el sector inmobiliario nacional e internacional, así como para el mercado de valores de Estados Unidos. Si bien una recesión podría ser negativa para la economía actual, no significa específicamente que pueda ocurrir un colapso. Por lo tanto, los inversores deben ser cautelosos y estar preparados para posibles cambios en la dirección del mercado, con activos líquidos disponibles para cobertura y protección contra el riesgo a la baja.

Liquidación del mercado interno

Los inversores estadounidenses continúan observando de cerca la economía de China. En 2019, China informó un crecimiento esperado del PIB del 6,1%. Sin embargo, el crecimiento del PIB debería ser un catalizador para observar de cerca porque tiene un alto potencial para desencadenar una recesión en los EE. UU., En particular porque el crecimiento del PIB en los Estados Unidos no ha sido especialmente sólido en los últimos trimestres.

La lectura más reciente sobre el PIB de Estados Unidos, a partir de 2019, muestra que el PIB crece a una tasa anualizada ajustada estacionalmente del 2,16%. Otras medidas de la estabilidad del mercado de China, como la valoración de la moneda y el exceso de oferta inmobiliaria, también son preocupaciones de riesgo recesivo que deben tenerse en cuenta.

La pandemia global de COVID-19

Pueden surgir eventos en ciertos puntos que simplemente no se pueden predecir, pero tienen un gran impacto en los gobiernos, las personas y las empresas. Por ejemplo, lapandemia mundial de COVID-19 ejerció una enorme presión a escala mundial, algo que nadie podría predecir. Al 28 de enero de 2021, había más de 100,2 millones de casos confirmados en todo el mundo y alrededor de 2,16 millones de muertes.

Pero eso no es todo. La pandemia también ha tenido un gran impacto en la economía. Prácticamente todos los sectores de la economía se vieron afectados, incluidos la hostelería, el transporte, la atención médica y la fabricación. Las tasas de desempleo se dispararon, ya que las empresas se vieron obligadas a cerrar o restringir sus operaciones. Los gobiernos promulgaron planes de estímulo y disposiciones para mantener a los propietarios en sus hogares.



Los propietarios de viviendas con hipotecas respaldadas por determinadas empresas y agencias gubernamentales pueden calificar para la indulgencia hipotecaria hasta al menos el 31 de marzo de 2021, después de que el presidente Joe Biden extendiera este programa, junto con la moratoria para desalojos y ejecuciones hipotecarias.5

En junio de 2020, el Banco Mundial estimó que el virus empujaría a la economía global a la mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. El grupo esperaba una caída del 7% en la actividad económica en los países desarrollados para 2020, mientras que se esperaba que las economías de mercados emergentes experimentaran una caída del 2,5%.

Pero las perspectivas para 2021 siguen siendo inciertas. Eso es porque el Banco Mundial señaló que los resultados de crecimiento no serían uniformes durante todo el año. Se esperaba que la economía mundial se expandiera un 4,3%, mientras que se esperaba que el crecimiento del PIB de EE. UU. Creciera un 3,5% en 2021.

Cobertura para una recesión del mercado de Estados Unidos

Al detectar y protegerse de una recesión en el mercado de los Estados Unidos desencadenada por un evento macro de mercados emergentes, los inversores deben observar de cerca los principales catalizadores mencionados anteriormente, incluidos el PIB, las valoraciones de las divisas y los mercados inmobiliarios, que influyen en gran medida en las valoraciones de la renta variable de los mercados emergentes. mercados.

Si se producen informes negativos en los mercados emergentes, y más concretamente en China, que tiene el PIB de mercado emergente más alto, estos sucesos podrían provocar pérdidas en el mercado y exigir un cambio de activos hacia refugios seguros y estrategias de cobertura.

Un escenario de recesión potencial provocado por los mercados emergentes que puede conducir a pérdidas puede cubrirse de forma más segura y sencilla trasladando los activos de alto riesgo a lugares seguros. Los refugios seguros incluyen bonos del Tesoro y valores del Tesoro protegidos contra la inflación, bonos del gobierno de EE. UU. Y bonos corporativos de empresas estadounidenses de alta calidad crediticia.

Una segunda estrategia para proteger y potencialmente beneficiarse de las pérdidas incurridas por un macro evento de mercado emergente es una operación de pares que implica la compra de ETF orientados a nivel nacional, como el ETF SPDR S&P Mid-Cap 400 ( MDY ), y las ventas en corto de mercados emergentes específicos de cada país. ETF del mercado, como el ETF de Deutsche X-trackers Harvest CSI 300 China ( ASHR ).

Otras estrategias potenciales incluyen tomar una posición corta unilateral frente a un país específico o un índice de mercados emergentes. Un ejemplo de esto es acortar el ETF de mercados emergentes MSCI con cobertura de divisas de iShares ( HEEM ) para protegerse contra el riesgo cambiario. Otra opción podría incluir la venta en corto solo del índice a través de opciones de venta en el ETF ( EEM ) de iShares MSCI Emerging Markets.

La línea de fondo

Las recesiones del mercado varían por diferentes razones y han sido causadas por numerosos catalizadores. No es probable que la próxima recesión del mercado sea causada por préstamos de alto riesgo. Sin embargo, la evolución de la economía mundial, en parte como resultado de la crisis financiera de 2008, podría conducir a diferentes factores recesivos.

Por lo tanto, los inversores deben estar atentos a los mercados mundiales y, en particular, a la creciente producción en los mercados emergentes. Los catalizadores negativos en estos países podrían conducir a una nueva recesión y una posterior desaceleración del mercado, de la cual los inversores deben ser cautelosos y estar preparados para ello con estrategias para mitigar las pérdidas.

 

Adblock
detector