3 predicciones para la televisión en los próximos 10 años

Los avances exponenciales en tecnología han cambiado industrias enteras, especialmente durante los últimos 10 a 15 años. Por ejemplo, Netflix, Amazon Prime, HBO, Hulu y los canales digitales son fuerzas disruptivas masivas dentro de las industrias de los medios y la televisión. Además, dado el rápido ritmo del cambio tecnológico, el panorama seguirá evolucionando y se verá completamente diferente dentro de una década. Aquí hay tres predicciones audaces.

1. Libertad para elegir

La industria de la televisión por cable ha presentado tradicionalmente una serie de canales populares que los clientes compran como paquetes. Un cliente que quiere agrupación de canales ofrece a los consumidores la opción de comprar un paquete combinado, que en teoría cuesta menos que comprar cada canal por separado.

Conclusiones clave

  • La industria de la televisión ha experimentado cambios exponenciales en los últimos diez años y es probable que la interrupción continúe durante los próximos diez años.
  • Es posible que las empresas de televisión por cable no tengan más remedio que separar los paquetes, ya que se enfrentan a la creciente competencia de Netflix, Hulu y Amazon Prime.
  • Los modelos publicitarios tradicionales se vuelven anticuados cuando las empresas de medios cambian a modelos basados ​​en suscripción.
  • Los televisores inteligentes y la realidad virtual están cambiando la forma en que los consumidores interactúan con el contenido.

Sin embargo, la televisión por cable se enfrenta a una competencia cada vez mayor. Con empresas como YouTube, HBO, Hulu, Netflix, Apple TV yAmazon Prime produciendo y ofreciendo programas premium, el interés en la televisión por cable tradicional ha disminuido. Además, en el futuro, los analistas esperan que estos servicios premium tengan motores de recomendación tan potentes que eviten la necesidad de buscar programas, ofreciendo bibliotecas compuestas por millones de opciones y adaptadas a los hábitos de visualización de cada suscriptor.

Este cambio en la forma en que las personas consumen contenidos ha presionado a los proveedores de televisión tradicionales para que reconsideren la forma en que ofrecen los canales. Los clientes están pidiendo » desagregación » y la oportunidad de elegir y pagar solo por los canales que desean.

Algunos servicios de transmisión, como Sling TV2, por ejemplo, ya ofrecen este tipo de servicio. En el futuro, es probable que los canales de cable tradicionales se desagreguen, ya que los proveedores de servicios en línea como Netflix continúan ganando popularidad, lo que da como resultado un panorama en el que las personas mezclan y combinan canales de televisión y suscripciones premium.

2. Los comerciales se vuelven anticuados

Los proveedores de servicios de transmisión están demostrando que es posible crear y hacer crecer empresas exitosas en torno a un modelo comercial que incluye pocos o ningún ingreso de los comerciales. La tendencia ahora está cambiando a una basada en un modelo de suscripción en lugar de solo en los ingresos por publicidad. En diez años, es probable que incluso los proveedores de cable tradicionales se conviertan en servicios de suscripción, lo que permitirá la separación y una estructura de tarifas escalonadas según el tipo y la cantidad de canales que elija el consumidor.

Además, dentro de diez años puede estar disponible un modelo híbrido en el que un servicio de suscripción se combine con publicidad inteligente. En este escenario, en lugar de tener anuncios comerciales de tres minutos durante un programa de televisión de 30 minutos, la programación de televisión puede cambiar a una en la que el consumidor debe tener una suscripción mensual y luego ver anuncios publicitarios específicos. Este tipo de publicidad ya existe en Internet, y la cantidad de datos que recopilan las empresas de televisión les permite hacer lo mismo.

3. Más interactividad

Empresas como Facebook, Google, y Microsoft han desarrollado tecnologías de realidad virtual. En los próximos diez años, es probable que las pantallas de televisión tradicionales abran paso, al menos en parte, a variaciones que combinen con gafas y cascos de realidad virtual. La evidencia de esto ya está disponible en el desarrollo de Google Glass, así como en la incursión de Samsung en los accesorios portátiles que ayudan a convertir los teléfonos en máquinas de realidad virtual.

Además, es probable que todos los televisores se conviertan en televisores inteligentes en los próximos diez años. Espere que estos dispositivos, que permiten a los usuarios transmitir videos y música, navegar por Internet y ver fotos, sean omnipresentes en los hogares de todo el mundo, lo que aumentará el poder y el potencial de la realidad virtual y la programación futura.

Existe una carrera entre los gigantes de la tecnología por ser el líder en el desarrollo de televisores inteligentes, incluidas empresas tanto dentro como fuera de la industria. Empresas como Google, Apple, Netflix y Amazon están desarrollando televisores inteligentes más potentes, y es probable que la tendencia haga que la tecnología sea mucho más asequible para los consumidores.