19 abril 2021 15:26

Banco Central

¿Qué es un banco central?

Un banco central es una institución financiera que tiene un control privilegiado sobre la producción y distribución de dinero y crédito para una nación o un grupo de naciones. En las economías modernas, el banco central suele ser responsable de la formulación de la política monetaria y la regulación de los bancos miembros.

Los bancos centrales son instituciones intrínsecamente no basadas en el mercado o incluso anticompetitivas. Aunque algunos están nacionalizados, muchos bancos centrales no son agencias gubernamentales, por lo que a menudo se promociona como políticamente independientes. Sin embargo, incluso si un banco central no es propiedad legal del gobierno, sus privilegios están establecidos y protegidos por la ley.

La característica fundamental de un banco central, que lo distingue de otros bancos, es su condición de monopolio legal, que le otorga el privilegio de emitir billetes y efectivo. Los bancos comerciales privados solo pueden emitir obligaciones a la vista, como depósitos de cheques.

Conclusiones clave

  • Un banco central es una institución financiera que es responsable de supervisar el sistema monetario y la política de una nación o grupo de naciones, regular su oferta monetaria y establecer tasas de interés.
  • Los bancos centrales promulgan la política monetaria, al relajar o restringir la oferta monetaria y la disponibilidad de crédito, los bancos centrales buscan mantener la economía de una nación en equilibrio.
  • Un banco central establece requisitos para la industria bancaria, como la cantidad de reservas de efectivo que los bancos deben mantener con respecto a sus depósitos.
  • Un banco central puede ser un prestamista de último recurso para instituciones financieras en problemas e incluso gobiernos.

Entender los bancos centrales

Aunque sus responsabilidades varían ampliamente, dependiendo de su país, las obligaciones de los bancos centrales (y la justificación de su existencia) generalmente se dividen en tres áreas.

Primero, los bancos centrales controlan y manipulan la oferta monetaria nacional: emiten divisas y establecen tasas de interés para préstamos y bonos. Normalmente, los bancos centrales aumentan las tasas de interés para desacelerar el crecimiento y evitar la inflación; los reducen para estimular el crecimiento, la actividad industrial y el gasto de los consumidores. De esta manera, gestionan la política monetaria para orientar la economía del país y lograr objetivos económicos, como el pleno empleo.

2-3%

La mayoría de los bancos centrales fijan hoy las tasas de interés y aplican la política monetaria utilizando un objetivo de inflación de 2-3% anual.

En segundo lugar, regulan a los bancos miembros a través de requisitos de capital, requisitos de reserva (que dictan cuánto pueden prestar los bancos a los clientes y cuánto efectivo deben tener a mano) y garantías de depósitos, entre otras herramientas. También proporcionan préstamos y servicios para los bancos de una nación y su gobierno y administran las reservas de divisas.

Por último, un banco central también actúa como prestamista de emergencia para bancos comerciales y otras instituciones en dificultades, y en ocasiones incluso para un gobierno. Al comprar obligaciones de deuda pública, por ejemplo, el banco central ofrece una alternativa políticamente atractiva a los impuestos cuando un gobierno necesita aumentar los ingresos.

Ejemplo: la Reserva Federal

Junto con las medidas mencionadas anteriormente, los bancos centrales tienen otras acciones a su disposición. En los Estados Unidos, por ejemplo, el banco central es el Sistema de la Reserva Federal, también conocido como «la Reserva Federal». La Junta de la Reserva Federal (FRB), el organismo rector de la Reserva Federal, puede afectar la oferta monetaria nacional cambiando los requisitos de reserva. Cuando caen los requisitos mínimos, los bancos pueden prestar más dinero y la oferta monetaria de la economía aumenta. Por el contrario, el aumento de los requisitos de reserva reduce la oferta monetaria. La Reserva Federal se estableció con la Ley de la Reserva Federal de 1913.

Cuando la Fed reduce la tasa de descuento que pagan los bancos en préstamos a corto plazo, también aumenta la liquidez. Las tasas más bajas aumentan la oferta monetaria, lo que a su vez impulsa la actividad económica. Pero la disminución de las tasas de interés puede alimentar la inflación, por lo que la Fed debe tener cuidado.

Y la Fed puede realizar operaciones de mercado abierto para cambiar la tasa de fondos federales. La Fed compra valores gubernamentales a los agentes de valores, proporcionándoles efectivo, aumentando así la oferta monetaria. La Fed vende valores para mover el efectivo a sus bolsillos y fuera del sistema.

Una breve historia de los bancos centrales

Los primeros prototipos de los bancos centrales modernos fueron el Banco de Inglaterra y el Banco de Suecia, que volver a la fecha 17 ª siglo. El Banco de Inglaterra fue el primero en reconocer el papel de prestamista de última instancia. Otros primeros bancos centrales, en particular el Banco de Francia de Napoleón y el Reichsbank de Alemania, se establecieron para financiar costosas operaciones militares gubernamentales.

Debido principalmente a que los bancos centrales europeos facilitaron el crecimiento de los gobiernos federales, la guerra y el enriquecimiento de intereses especiales, muchos de los padres fundadores de Estados Unidos —el más apasionadamente Thomas Jefferson— se opusieron al establecimiento de tal entidad en su nuevo país. A pesar de estas objeciones, el joven país tuvo tanto bancos nacionales oficiales como numerosos bancos autorizados por el estado durante las primeras décadas de su existencia, hasta que se estableció un “período de banca libre” entre 1837 y 1863.

La Ley Bancaria Nacional de 1863 creó una red de bancos nacionales y una moneda estadounidense única, con Nueva York como ciudad de reserva central. Posteriormente, Estados Unidos experimentó una serie de pánicos bancarios en 1873, 1884, 1893 y 1907. En respuesta, en 1913 el Congreso de los Estados Unidos estableció el Sistema de la Reserva Federal y 12 bancos regionales de la Reserva Federal en todo el país para estabilizar la actividad financiera y las operaciones bancarias. La nueva Fed ayudó a financiar la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial mediante la emisión de bonos del Tesoro.

Entre 1870 y 1914, cuando las monedas del mundo   estaban vinculadas al  patrón oro, mantener la estabilidad de precios fue mucho más fácil porque la cantidad de oro disponible era limitada. En consecuencia, la expansión monetaria no podía ocurrir simplemente por una decisión política de imprimir más dinero, por lo que la  inflación  era más fácil de controlar. El banco central en ese momento era el principal responsable de mantener la convertibilidad del oro en moneda; emitió pagarés basados ​​en las reservas de oro de un país.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, se abandonó el patrón oro y se hizo evidente que, en tiempos de crisis, los gobiernos que enfrentan  déficits presupuestarios  (porque cuesta dinero hacer la guerra) y necesitan mayores recursos ordenarían la impresión de más dinero. Cuando los gobiernos lo hicieron, se encontraron con la inflación. Después de la guerra, muchos gobiernos optaron por volver al patrón oro para intentar estabilizar sus economías. Con ello se tomó conciencia de la importancia de la independencia del banco central de cualquier partido político o administración.

Durante los tiempos inquietantes de la  Gran Depresión  en la década de 1930 y las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos mundiales favorecieron predominantemente un regreso a un banco central dependiente del proceso de toma de decisiones políticas. Este punto de vista surgió principalmente de la necesidad de establecer un control sobre las economías destrozadas por la guerra; además, las naciones recién independizadas optaron por mantener el control sobre todos los aspectos de sus países, una reacción contra el colonialismo. El auge de las economías administradas en el bloque del Este también fue responsable de una mayor interferencia del gobierno en la macroeconomía. Con el tiempo, sin embargo, la independencia del banco central del gobierno volvió a ponerse de moda en las economías occidentales y ha prevalecido como la forma óptima de lograr un régimen económico liberal y estable.

Bancos centrales y deflación

Durante el último cuarto de siglo, las preocupaciones sobre la deflación se han disparado después de grandes crisis financieras. Japón ha ofrecido un ejemplo aleccionador. Después de que estallaron sus burbujas inmobiliarias y de acciones en 1989-90, lo que provocó que el índice Nikkei perdiera un tercio de su valor en un año, la deflación se afianzó. La economía japonesa, que había sido una de las de más rápido crecimiento en el mundo desde la década de 1960 hasta la de 1980, se desaceleró drásticamente. Los años 90 se conocieron como la década perdida de Japón. En 2013, el PIB nominal de Japón todavía estaba aproximadamente un 6% por debajo de su nivel a mediados de la década de 1990.

La Gran Recesión  de 2008-09 provocó temores de un período similar de deflación prolongada en los Estados Unidos y en otros lugares debido al colapso catastrófico de los precios de una amplia gama de activos. El sistema financiero mundial también se vio sacudido por la insolvencia de varios bancos e instituciones financieras importantes en los Estados Unidos y Europa, ejemplificada por el colapso de Lehman Brothers  en septiembre de 2008.

El enfoque de la Reserva Federal

En respuesta, en diciembre de 2008, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), el organismo de política monetaria de la Reserva Federal, recurrió a dos tipos principales de herramientas de política monetaria no convencionales: (1) orientación de política futura y (2) compras de activos a gran escala, también conocido como flexibilización cuantitativa (QE).

El primero implicó reducir la tasa de fondos federales objetivo esencialmente a cero y mantenerla allí al menos hasta mediados de 2013. Pero es la otra herramienta, la flexibilización cuantitativa, la que ha acaparado los titulares y se ha convertido en sinónimo de las políticas de dinero fácil de la Fed. Básicamente, la QE implica que un banco central cree dinero nuevo y lo use para comprar valores de los bancos del país para inyectar liquidez en la economía y reducir las tasas de interés a largo plazo. En este caso, permitió a la Fed comprar activos de mayor riesgo, incluidos valores respaldados por hipotecas y otras deudas no gubernamentales.

Esto repercute en otras tasas de interés en toda la economía y la amplia disminución de las tasas de interés estimula la demanda de préstamos por parte de consumidores y empresas. Los bancos pueden satisfacer esta mayor demanda de préstamos gracias a los fondos que han recibido del banco central a cambio de sus tenencias de valores.

Otras medidas para combatir la deflación

En enero de 2015, el Banco Central Europeo (BCE) se embarcó en su propia versión de QE, comprometiéndose a comprar al menos 1,1 billones de euros en bonos, a un ritmo mensual de 60.000 millones de euros, hasta septiembre de 2016. El BCE lanzó su programa QE seis años después de que la Reserva Federal lo hiciera, en un intento por apoyar la frágil recuperación en Europa y evitar la deflación, después de que su movimiento sin precedentes para reducir la tasa de interés de referencia por debajo del 0% a fines de 2014 tuvo un éxito limitado.

Si bien el BCE fue el primer banco central importante en experimentar con tipos de interés negativos, varios bancos centrales de Europa, incluidos los de Suecia, Dinamarca y Suiza, han empujado sus tipos de interés de referencia por debajo del límite cero.

Resultados de los esfuerzos de lucha contra la deflación

Las medidas tomadas por los bancos centrales parecen estar ganando la batalla contra la deflación, pero es demasiado pronto para saber si han ganado la guerra. Mientras tanto, los movimientos concertados para defenderse de la deflación a nivel mundial han tenido algunas consecuencias extrañas:

  • La QE podría conducir a una guerra de divisas encubierta: los programas de QE han llevado a que las principales monedas caigan en todos los ámbitos frente al dólar estadounidense. Dado que la mayoría de las naciones han agotado casi todas sus opciones para estimular el crecimiento, la depreciación de la moneda puede ser la única herramienta que queda para impulsar el crecimiento económico, lo que podría conducir a una guerra de divisas encubierta.
  • Los rendimientos de los bonos europeos se han vuelto negativos: más de una cuarta parte de la deuda emitida por los gobiernos europeos, o un estimado de 1,5 billones de dólares, tiene actualmente rendimientos negativos. Esto puede ser el resultado del programa de compra de bonos del BCE, pero también podría estar indicando una fuerte desaceleración económica en el futuro.
  • Los balances de los bancos centrales se están hinchando: las compras de activos a gran escala por parte de la Reserva Federal, el Banco de Japón y el BCE están aumentando los balances a niveles récord. La reducción de estos balances de los bancos centrales puede tener consecuencias negativas en el futuro.

En Japón y Europa, las compras del banco central incluyeron más de varios valores de deuda no gubernamental. Estos dos bancos participaron activamente en compras directas de acciones corporativas con el fin de apuntalar los mercados de valores, lo que convirtió al BoJ en el mayor accionista de varias empresas, incluida Kikkoman, el mayor productor de salsa de soja del país, indirectamente a través de grandes posiciones en intercambio. -fondos negociados (ETF ).

Problemas modernos del banco central

Actualmente, la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y otros bancos centrales importantes están bajo presión para reducir los balances que se dispararon durante su ola de compras recesiva (los 10 principales bancos centrales han expandido sus tenencias en un 265% durante la última década).

Desenrollar o reducir estas enormes posiciones es probable que asuste al mercado, ya que es probable que una avalancha de oferta mantenga a raya la demanda. Además, en algunos mercados más ilíquidos, como el mercado de MBS, los bancos centrales se convirtieron en el mayor comprador individual. En los EE. UU., Por ejemplo, con la Fed que ya no compra y está bajo presión para vender, no está claro si hay suficientes compradores a precios justos para quitar estos activos de las manos de la Fed. El temor es que los precios colapsen en estos mercados, creando un pánico más generalizado. Si los bonos hipotecarios bajan de valor, la otra implicación es que las tasas de interés asociadas con estos activos subirán, presionando al alza las tasas hipotecarias en el mercado y frenando la lenta y prolongada recuperación de la vivienda.

Una estrategia que puede calmar los temores es que los bancos centrales permitan que ciertos bonos maduren y se abstengan de comprar otros nuevos, en lugar de venderlos directamente. Pero incluso con la eliminación gradual de las compras, la resistencia de los mercados no está clara, ya que los bancos centrales han sido compradores tan grandes y consistentes durante casi una década.

 

Adblock
detector