3 Características de las economías del Caribe

Tabla de contenido
Expandir

  • Apertura comercial
  • Recursos naturales limitados
  • Vulnerable a los desastres naturales
  • La línea de fondo

A menudo, la región del Caribe se conoce como un crisol debido a la gran diversidad cultural, lingüística y étnica entre cada una de sus islas. Hasta 43,5 millones de personas residen en un total de 28 naciones insulares diferentes en las Indias Occidentales, cada una de las cuales posee sus propias características económicas únicas.1

En casi todos los casos, se puede encontrar un entorno políticamente estable en todo el Caribe. La mitad de las islas que componen la región, por ejemplo, son territorios de ultramar del Reino Unido, Estados Unidos, Holanda o Francia, mientras que la otra mitad son naciones soberanas. Además, algunas islas están mucho más desarrolladas que otras. Como ejemplo, según el Banco Mundial, Haití, la segunda nación más grande del Caribe por población, es el país más pobre de todo el hemisferio occidental. Por otro lado, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ya no considera que el estado de Trinidad y Tobago, dos islas gemelas, sea un país en desarrollo.

Aunque cada isla del Caribe tiene sus propias características económicas distintas, hay una serie de características comunes que comparten las diferentes economías de la región. Algunas de estas características se exploran a continuación.

Conclusiones clave

  • El Caribe está definido por una serie de naciones insulares, muchas de las cuales derivan de un linaje colonial.
  • Estas pequeñas economías dependen de la producción agrícola (por ejemplo, la caña de azúcar), la pesca y el turismo.
  • Las naciones insulares, sin embargo, carecen de recursos naturales y están sujetas a desastres naturales que van desde volcanes hasta huracanes.

Apertura comercial

Las economías del Caribe se han beneficiado enormemente de las sólidas relaciones comerciales regionales e internacionales. El pequeño tamaño físico de la mayoría de las islas ha hecho que sea prácticamente imposible para cualquier nación caribeña producir todos los bienes que sus ciudadanos y empresas necesitan por sí mismos. A modo de ilustración, el Territorio Británico de Ultramar de Montserrat tiene una gran cantidad de construcciones, sin embargo, depende en gran medida de las importaciones de las islas vecinas y de los Estados Unidos para satisfacer la demanda local de frutas y verduras.

El comercio es tan vital para la supervivencia de las economías del Caribe que se han formado múltiples bloques comerciales en la región, todos los cuales apuntan a eliminar las barreras comerciales, como aranceles y cuotas, entre los estados miembros. La Comunidad y Mercado Común del Caribe (CARICOM) y la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO) son las dos alianzas comerciales más populares en las Indias Occidentales.7 Además, muchas islas han establecido acuerdos comerciales preferenciales con Canadá y miembros de la Unión Europea.9 Esto ayuda a exponer estas pequeñas economías a mercados más amplios.

Recursos naturales limitados

Como se mencionó anteriormente, el comercio juega un papel muy importante en el desarrollo de las economías del Caribe. Aunque algunas islas como Anguila, Bermudas y las Islas Caimán dependen en gran medida del turismo y los servicios financieros para obtener divisas, la mayoría de las naciones caribeñas ganan dinero exportando materias primas y productos manufacturados a los mercados internacionales. A largo plazo, esto puede ser un problema debido a la cantidad limitada de recursos que poseen estas naciones.

La obtención de divisas es una actividad fundamental para todas las naciones. Un gobierno que posee considerables reservas de divisas puede desarrollar aún más sus economías locales adquiriendo infraestructura pública de vanguardia del exterior y mejorando así sus servicios sociales internos. En un esfuerzo por aumentar su nivel de vida, los estados caribeños pueden intentar recaudar más divisas mediante la exportación y, por lo tanto, imponiendo una gran carga sobre sus limitados recursos naturales. Esto conduciría a un agotamiento completo de los pocos recursos que tienen.

Vulnerable a los desastres naturales

En numerosas ocasiones, los desastres naturales han obstaculizado el progreso económico en el Caribe. Como resultado de la ubicación geográfica de la región, prácticamente todas las economías del Caribe son susceptibles a las peligrosas fuerzas de la naturaleza. Entre los meses de junio y noviembre, los huracanes amenazan a estas pequeñas naciones. Además de eso, siempre existe la posibilidad de que ocurra una erupción volcánica o un terremoto sin mucha advertencia. En otras palabras, tanto las empresas como los gobiernos deben estar constantemente preparados para eventos inesperados que podrían resultar en la pérdida repentina de una infraestructura muy necesaria, un capital valioso y vidas irremplazables.

Cuando una isla del Caribe se ve afectada por un desastre natural, su gobierno se ve obligado a asignar sus limitados recursos financieros para reconstruir la economía reparando los daños. Por lo tanto, varias ocurrencias de desastres naturales resultarán en un uso ineficiente de capital y obstaculizarán el crecimiento económico a largo plazo. Además, un gran acto de Dios hará que los fondos asignados a los servicios sociales, como la salud y la educación, se reduzcan y, por lo tanto, disminuya el nivel de vida del país.

Por ejemplo, en 2004, el huracán Iván causó daños a la propiedad e infraestructura por valor de más de $ 360 millones solo en Jamaica. En lugar de pagar el servicio de la deuda o invertir ese dinero en aumentar la capacidad productiva de la isla, los fondos tenían que usarse solo para devolver la isla al estado en el que estaba antes del huracán Iván.

La línea de fondo

Al igual que la cultura de las islas del Caribe, la economía de cada nación es diferente. Algunas islas tienen un sector mucho más diverso que otras, mientras que otras dependen de la ayuda exterior para mantenerse a flote. Sin embargo, muchas naciones del Caribe comparten características y desafíos económicos similares. En general, participan en la liberalización del comercio y se ven obligados a exportar una cantidad limitada de recursos naturales para obtener divisas.