20 abril 2021 6:33

Por qué los gobiernos emiten bonos extranjeros

Cuando un gobierno necesita dinero para financiar sus operaciones, puede obtener efectivo emitiendo deuda en su propia moneda. Y si un gobierno encuentra dificultades para pagar los bonos en sus fechas de vencimiento, simplemente puede imprimir más dinero. Si bien esta solución tiene mérito, en el lado negativo, es probable que disminuya los valores de la moneda local, lo que en última instancia puede dañar a los inversores. Después de todo, si un tenedor de bonos gana un interés del 5% sobre un bono, pero el valor de la moneda cae un 10% debido a la inflación, ese inversor pierde dinero en términos reales. Por esta razón, los países pueden decidir emitir deuda en moneda extranjera, sofocando así los temores de los inversores de que la devaluación de la moneda erosione sus ganancias.

Conclusiones clave

  • Cuando los gobiernos necesitan dinero para financiar sus operaciones, pueden emitir deuda en sus propias monedas, pero si tienen dificultades para pagar los bonos, pueden imprimir más dinero. Esto puede provocar inflación, que finalmente erosiona el potencial de ganancias de los inversores.
  • Como alternativa a emitir deuda en su propia moneda, un gobierno puede emitir deuda en una moneda extranjera para calmar los temores de los inversores de que la devaluación de la moneda erosione sus ganancias.
  • Emitir deuda en moneda extranjera expone a una nación al riesgo de tipo de cambio porque si su moneda local baja de valor, pagar la deuda internacional se vuelve más costoso.
  • Para evaluar el riesgo de incumplimiento de una nación extranjera, los inversores y analistas pueden evaluar la relación deuda / PIB, las perspectivas de crecimiento económico, los riesgos políticos y otros factores de un país.

Espada de doble filo Si bien la emisión de deuda externa puede proteger contra la inflación, pedir prestado en una moneda extranjera expone a los gobiernos a riesgos de tipo de cambio, porque si sus monedas locales bajan de valor, el pago de la deuda internacional se vuelve considerablemente más caro. Este desafío, al que algunos economistas se refieren como «pecado original», llegó a un punto crítico a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990, cuando varias economías en desarrollo experimentaron un debilitamiento de sus monedas locales y, en consecuencia, lucharon por pagar el servicio de su deuda denominada en moneda extranjera. Durante esa era, la mayoría de los países emergentes vincularon su moneda al dólar estadounidense. Desde entonces, muchos han pasado a un tipo de cambio flotante para ayudar a mitigar el riesgo. Riesgo de incumplimiento Los bonos gubernamentales emitidos en una moneda extranjera tienden a generar altos niveles de escrutinio por parte de los inversionistas que buscan evaluar el potencial de una nación para incumplir con sus bonos, cuando un país no podría devolver el dinero a los inversionistas. Después de todo, no existen tribunales de quiebras internacionales donde los acreedores puedan recuperar activos, dejándoles pocos recursos si un país incumple.

Por supuesto, existen razones de peso para que un país cumpla con sus obligaciones. El principal de ellos: la falta de pago a los tenedores de bonos puede arruinar su calificación crediticia, lo que dificulta la obtención de préstamos en el futuro. Y si los propios ciudadanos de una nación tienen gran parte de la deuda nacional, el incumplimiento puede hacer que los líderes gubernamentales sean vulnerables en el momento de las elecciones.

Evaluar el riesgo de incumplimiento Telegrafiar los posibles incumplimientos es difícil, pero no imposible. Los inversores suelen depender de las relaciones deuda / PIB, que examinan el nivel de endeudamiento de un país en relación con el tamaño de su economía. Pero esta métrica no siempre predice correctamente los valores predeterminados. Por ejemplo, México y Brasil dejaron de pagar en la década de 1980 cuando su deuda representaba el 50% del PIB, mientras que Japón ha mantenido sus compromisos financieros a pesar de tener un nivel de deuda de aproximadamente 200% en los últimos años. En consecuencia, es prudente seguir las indicaciones de las agencias de calificación crediticia como Moody’s y Standard & Poor’s, que evalúan una multitud de factores al calificar la deuda de los gobiernos soberanos de todo el mundo. Caso en cuestión: además de analizar la carga total de la deuda del país, estas agencias también evalúan las perspectivas de crecimiento económico, los riesgos políticos y otras métricas. Algunos economistas también aconsejan observar la relación deuda / exportaciones de una nación, porque las ventas de exportación brindan una cobertura natural contra el riesgo de tipo de cambio. Conclusión La deuda soberana representa aproximadamente el 40% de todos los bonos en todo el mundo, lo que la convierte en una parte importante de muchas carteras.

Pero es de vital importancia comprender los riesgos potenciales antes de decidir invertir.



Después de que Argentina incumpliera el pago de su deuda pública a partir de 2001, la nación tardó varios años en recuperar su equilibrio financiero. Venezuela, Ecuador y Jamaica también recientemente incumplieron sus deudas, aunque por períodos de tiempo más cortos.

Adblock
detector