20 abril 2021 6:30

CAPEX vs. Gastos Actuales: ¿Cuál es la diferencia?

CAPEX frente a gastos actuales: una descripción general

Los gastos corrientes son las compras necesarias que mantienen un negocio en marcha día a día, como el alquiler, las facturas de servicios públicos y los suministros de oficina. Mientras tanto, los gastos de capital, o CAPEX, se consideran compras de activos o inversiones a largo plazo realizadas en un negocio en lugar de gastos comerciales generales. El Servicio de Impuestos Internos  (IRS) permite a las empresas reducir sus ingresos imponibles deduciendo ciertos costos o gastos cada año. Sin embargo, los gastos corrientes y los gastos de capital se informan y contabilizan de manera diferente.

Conclusiones clave

  • Los gastos corrientes son las compras necesarias que mantienen un negocio en funcionamiento, como el alquiler, las facturas de servicios públicos y los suministros de oficina.
  • Los gastos de capital son compras de activos que tienen una vida útil superior a un año y se consideran inversiones a largo plazo en una empresa.
  • Los gastos corrientes se registran como gastos en el primer año, lo que reduce la renta imponible de la empresa.
  • Con CAPEX, el costo del activo se distribuye a lo largo de varios años y la parte que se lleva a gastos reduce la renta imponible.

Los gastos de capital

Los gastos de capital, o CAPEX para abreviar, representan la cantidad de compras de activos a largo plazo que una empresa realizó dentro de un período. Por lo general, el gasto de CAPEX de una empresa se realiza para la compra de activos fijos, como propiedad, planta y equipo. Los activos fijos son los activos físicos que una empresa necesita para mantener su negocio en funcionamiento.

Ejemplos de gastos de capital incluyen:

  • Vehículos
  • Edificios
  • Tecnología, como computadoras
  • Propiedad incluyendo bienes raíces
  • Equipos, como equipos de fabricación o maquinaria.

Si una empresa realiza gastos de capital, puede indicar que el equipo de gestión de la empresa cree que hay señales positivas de que las ventas y los ingresos crecerán en el futuro. A los inversores les gusta ver a las empresas invertir en su futuro. El nivel de gasto de CAPEX de una empresa frente a un competidor puede proporcionar información a los inversores sobre qué tan bien se gestiona una empresa. Por el contrario, si la propiedad de una empresa no actualiza su equipo y no compra nuevas tecnologías, su equipo podría volverse obsoleto, lo que provocaría que la empresa se quedara atrás de sus competidores a largo plazo. Para que un artículo se considere un gasto de capital, el activo debe tener una vida útil de más de un año.

Gastos actuales

Los gastos corrientes son compras a corto plazo, o aquellas que se utilizan por menos de un año, sin efecto a largo plazo sobre la rentabilidad de un negocio. Ejemplos de gastos corrientes incluyen:

  • Renta
  • Utilidades
  • Material de oficina
  • Tóner y papel para computadora
  • Gastos del vehículo, como combustible

Los gastos corrientes no implican compras importantes de activos, sino que son los gastos diarios necesarios para mantener operativa una empresa.



Los gastos corrientes y CAPEX reducen las ganancias y la renta imponible. Sin embargo, los gastos corrientes reducen la renta imponible en el primer año, mientras que el CAPEX se distribuye a lo largo de varios años.

Diferencias clave: tratamiento contable

Las empresas pueden tratar sus gastos o costos como corrientes o como capital. La diferencia entre los dos tratamientos resultará en si el costo se registra como gasto en el primer año o si el costo se distribuye a lo largo de varios años.

Gastos actuales

Los gastos corrientes son totalmente deducibles de impuestos en el año en que se incurren. En otras palabras, la deducción fiscal reduce los ingresos de la empresa por el monto de los gastos corrientes totales. Como resultado, la empresa paga menos en impuestos sobre la renta durante el año, ya que reportaría un monto de ingresos más bajo a efectos fiscales. El IRS permite a las empresas deducir ciertos gastos utilizados para operaciones comerciales.

CAPEX

Debido a que el CAPEX se trata como una inversión, la deducción fiscal se trata de manera diferente a los gastos corrientes. El IRS generalmente no permite que las empresas deduzcan el monto total del costo de un activo en el año en el que se incurrió en el costo. En cambio, a partir del año siguiente a la compra, los costos del activo a largo plazo se deducen en el transcurso de varios años o se capitalizan.

El activo a largo plazo se registra en el balance a su costo histórico, que suele ser el precio de compra. Una parte del valor del activo se traslada al estado de resultados cada año y se registra como un gasto, un proceso conocido como depreciación. El gasto de depreciación disminuye la ganancia cada año hasta que la vida útil del activo ha expirado y el costo del activo se recupera por completo.

Dado que el activo genera ingresos cada año, deducir los costos del activo durante varios años ayuda a la empresa a reflejar con mayor precisión la rentabilidad del negocio. Además, la capitalización de un activo puede suavizar las ganancias o las ganancias de una empresa al reducir las fluctuaciones salvajes en las ganancias en los años en los que se compran activos fijos a largo plazo. Dado que el gasto por depreciación reduce las ganancias, también reduce la renta imponible de una empresa.

Mejoras frente a reparaciones

El IRS tiene pautas estrictas sobre cómo se debe tratar el CAPEX. Por ejemplo, las reparaciones se consideran gastos corrientes, pero las mejoras son gastos de capital. Si se hicieran reparaciones para reparar un techo con goteras, el costo de las reparaciones podría deducirse de los impuestos del año en curso como reparación. Sin embargo, si se reemplazara el techo, el costo se consideraría una mejora y, como resultado, debe deducirse durante varios años.

A veces puede resultar difícil saber cuándo deducir una reparación o mejora como gasto o tratarla como un activo capitalizado. Una reparación no debería agregar un valor significativo al activo y, por lo tanto; debe contabilizarse como gasto. Una mejora debe tratarse como un activo capitalizado si la mejora aumentó el valor del activo, extendió su vida útil o creó un nuevo uso para el activo.

 

Adblock
detector