20 abril 2021 6:29

Por qué la regla del 4% ya no funciona para los jubilados

Cuando se trata de la planificación de la jubilación, la regla del 4% se ha mantenido como un método probado y verdadero para extraer ingresos de jubilación de una cartera de inversiones sin agotar el capital de la cartera de forma prematura. Esta regla establece que un jubilado generalmente puede retirar alrededor del 4% del valor de su cartera cada año, siempre que la cartera se asigne al menos el 40% en acciones.

Sin embargo, esta estrategia tradicional ha sido criticada recientemente por expertos en jubilación que afirman que esta tasa de retiro ya no es realista en el entorno económico actual.

Conclusiones clave

  • La regla del 4% establece que un jubilado generalmente puede retirar alrededor del 4% del valor de su cartera cada año, siempre que la cartera se asigne al menos el 40% en acciones.
  • Esta tasa de retirada ya no es realista en el entorno económico actual.
  • Los rendimientos anuales obtenidos en una cartera durante los primeros años tendrán un impacto mucho mayor en el rendimiento total recibido por el inversor que los rendimientos que se obtengan en años posteriores.
  • Por lo tanto, si una cartera de jubilación que se invierte fuertemente en bonos en el mercado actual permanece invertida durante los próximos 30 años, es probable que gane menos de la mitad de la tasa histórica promedio durante los primeros años.

Noticias desalentadoras

Un panel de expertos en planificación de la jubilación de Morningstar, una empresa que ofrece estudios independientes sobre valores individuales y mercados financieros, publicó recientemente un documento que indica que es menos probable que los jubilados puedan retirar el 4% de sus carteras cada año. y espere que duren 30 años.

Los autores respaldan esta afirmación con datos que muestran la marcada diferencia entre las tasas de interés actuales e históricas. Muestran que el índice de bonos gubernamentales a plazo intermedio de Ibbotson registró un rendimiento total anual promedio de aproximadamente 5,5% anual hasta 2011. Sin embargo, las tasas de interés actuales están más cerca del 2%, y los autores creen que es poco probable que esto cambie tiempo en un futuro próximo.

Este cambio ha provocado una divergencia sustancial entre la realidad financiera y los supuestos históricos incorporados en los modelos computarizados simulados utilizados por muchos planificadores financieros. Los expertos de Morningstar sostienen que estas suposiciones ya no pueden proporcionar una proyección precisa porque hemos estado en un período de desviación prolongada de los promedios históricos, y las suposiciones matemáticas que se basan en el promedio histórico serán, por lo tanto, sustancialmente inexactas, al menos durante los años iniciales. de la proyección.

¿Cuál es el problema?

Señalan que losrendimientos anuales obtenidos en una cartera durante los primeros años tendrán un impacto mucho mayor en el rendimiento total recibido por el inversor que los rendimientos que se obtengan en años posteriores. Por lo tanto, si una cartera de jubilación que se invierte fuertemente en bonos en el mercado actual permanece invertida durante los próximos 30 años, entonces probablemente ganará menos de la mitad de la tasa histórica promedio durante los primeros años.

Si la cartera solo crece en un promedio del 2% durante ese período y el inversor retira un 4%, entonces el capital de la cartera se reducirá materialmente durante el resto del período de retiro, aumentando así sustancialmente la posibilidad de que la cartera se convierta en una forma prematura. agotado. Los expertos recomiendan que los jubilados ajusten su tasa de retiro al 2.8% anual en el futuro previsible para evitar este dilema.

Posibles alternativas

Por supuesto, muchos jubilados no podrán vivir cómodamente con una tasa de retiro de menos del 3% anual. Quienes se enfrentan a este dilema tienen tres alternativas básicas para elegir:

  • Pueden seguir trabajando durante unos años más y seguir aumentando sus ahorros para la jubilación.
  • Pueden invertir sus ahorros de manera más agresiva con la esperanza de que crezcan lo suficiente para compensar el déficit.
  • Pueden aprender a vivir con menos ingresos por año.

Por supuesto, la primera alternativa presentará la menor cantidad de riesgo en la mayoría de los casos, pero esta opción también puede ser la más desagradable en muchos casos.

La reasignación de la cartera puede ser una alternativa más viable, siempre que se tenga cuidado de limitar la cantidad de riesgo que se asume. Aquellos que buscan ingresos actuales pueden buscar vehículos que solo ofrecen un riesgo moderado, como acciones preferentes y fondos mutuos o ETF que invierten en bonos u otros valores que generan ingresos.

En algunos casos, los jubilados pueden vivir con una cantidad menor de ingresos, al menos durante algunos años, especialmente si sus casas se pagarán pronto.

La línea de fondo

Alguna combinación de estas alternativas puede ser la mejor opción para muchos. Un trabajo de medio tiempo, algunos cambios juiciosos en la cartera y pocas medidas de reducción de costos pueden contribuir en gran medida a preservar esos ahorros. Para obtener más información sobre la planificación de la jubilación y cómo puede maximizar sus ahorros, consulte al representante del plan de jubilación o al asesor financiero de su empresa.

Adblock
detector