20 abril 2021 3:47

Arancel

¿Qué es una tarifa?

Un arancel es un impuesto que aplica un país a los bienes y servicios importados de otro país.

Conclusiones clave

  • Los gobiernos imponen aranceles para aumentar los ingresos, proteger las industrias nacionales o ejercer influencia política sobre otro país.
  • Los aranceles a menudo tienen como resultado efectos secundarios no deseados, como precios al consumidor más altos.
  • Los aranceles tienen una historia larga y polémica y el debate sobre si representan una buena o una mala política continúa hasta el día de hoy.

Entender una tarifa

Los aranceles se utilizan para restringir las importaciones. En pocas palabras, aumentan el precio de los bienes y servicios comprados en otro país, haciéndolos menos atractivos para los consumidores nacionales.

Un punto clave para entender es que el arancel impuesto afecta indirectamente al país exportador, ya que el consumidor nacional podría alejarse de su producto debido al aumento de precio. Si el consumidor nacional todavía elige el producto importado, el arancel esencialmente ha elevado el costo para el consumidor nacional.

Hay dos tipos de tarifas:

  • Se aplica una tarifa específica como una tarifa fija basada en el tipo de artículo, como una tarifa de $ 1,000 en un automóvil.
  • Se aplica un arancel ad valorem basado en el valor del artículo, como el 10% del valor del vehículo.

Por qué los gobiernos imponen aranceles

Los gobiernos pueden imponer aranceles para aumentar los ingresos o para proteger las industrias nacionales, especialmente las incipientes, de la competencia extranjera. Al encarecer los bienes producidos en el extranjero, los aranceles pueden hacer que las alternativas producidas en el país parezcan más atractivas.

Los gobiernos que utilizan aranceles para beneficiar a determinadas industrias a menudo lo hacen para proteger empresas y puestos de trabajo. Los aranceles también pueden utilizarse como una extensión de la política exterior, ya que su imposición a las principales exportaciones de un socio comercial puede utilizarse para ejercer influencia económica.

Efectos secundarios no deseados de los aranceles

Las tarifas pueden tener efectos secundarios no deseados:

  • Pueden hacer que las industrias nacionales sean menos eficientes e innovadoras al reducir la competencia.
  • Pueden perjudicar a los consumidores nacionales, ya que la falta de competencia tiende a hacer subir los precios.
  • Pueden generar tensiones al favorecer determinadas industrias, o regiones geográficas, sobre otras. Por ejemplo, los aranceles diseñados para ayudar a los fabricantes en las ciudades pueden perjudicar a los consumidores de las zonas rurales que no se benefician de la política y es probable que paguen más por los productos manufacturados.
  • Finalmente, un intento de presionar a un país rival mediante el uso de aranceles puede convertirse en un ciclo improductivo de represalias, comúnmente conocido como guerra comercial.

Historia de las tarifas

Europa premoderna

En la Europa premoderna, se creía que la riqueza de una nación consistía en activos fijos tangibles, como oro, plata, tierra y otros recursos físicos. El comercio se consideraba un juego de suma cero que daba como resultado una clara pérdida neta o una clara ganancia neta de riqueza. Si un país importara más de lo que exporta, un recurso, principalmente oro, fluiría al exterior, drenando así su riqueza. El comercio transfronterizo se veía con recelo y los países preferían adquirir colonias con las que pudieran establecer relaciones comerciales exclusivas, en lugar de comerciar entre ellos.

Este sistema, conocido como mercantilismo, se basaba en gran medida en los aranceles e incluso en la prohibición absoluta del comercio. El país colonizador, que se veía a sí mismo como competidor con otros colonizadores, importaría materias primas de sus colonias, a las que generalmente se les prohibía vender sus materias primas en otros lugares. El país colonizador convertiría los materiales en productos manufacturados, que volvería a vender a las colonias. Se establecieron aranceles altos y otras barreras para asegurarse de que las colonias compraran productos manufacturados solo a sus colonizadores.

Nuevas teorías económicas

El economista escocés Adam Smith fue uno de los primeros en cuestionar la sabiduría de este arreglo. Su Wealth of Nations se publicó en 1776, el mismo año en que las colonias estadounidenses de Gran Bretaña declararon su independencia en respuesta a los altos impuestos y los acuerdos comerciales restrictivos.

Escritores posteriores, como David Ricardo, desarrollaron aún más las ideas de Smith, lo que llevó a la teoría de la ventaja comparativa. Sostiene que si un país es mejor en la producción de un determinado producto, mientras que otro país es mejor en la producción de otro, cada uno debería dedicar sus recursos a la actividad en la que sobresale. Los países deberían entonces comerciar entre sí, en lugar de erigir barreras que los obliguen a desviar recursos hacia actividades que no realizan bien. Los aranceles, según esta teoría, son un lastre para el crecimiento económico, incluso si se pueden implementar para beneficiar a ciertos sectores estrechos en determinadas circunstancias.



Estos dos enfoques —el libre comercio basado en la idea de ventaja comparativa, por un lado, y el comercio restringido basado en la idea de un juego de suma cero, por el otro— han experimentado reflujos y flujos de popularidad.

Finales del siglo XIX y principios del XX

El comercio relativamente libre disfrutó de un auge a finales del siglo XIX y principios del XX cuando se afianzó la idea de que el comercio internacional había hecho que las guerras a gran escala entre naciones fueran tan caras y contraproducentes que se volvieron obsoletas. La Primera Guerra Mundial demostró que esa idea era incorrecta, y los enfoques nacionalistas del comercio, incluidos los aranceles elevados, dominaron hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

A partir de ese momento, el libre comercio disfrutó de un resurgimiento de 50 años, que culminó con la creación en 1995 de la  Organización Mundial del Comercio (OMC), que actúa como un foro internacional para resolver disputas y establecer reglas básicas. También proliferaron los acuerdos de libre comercio, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora conocido como el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), y la Unión Europea (UE).

La década de 2010

Sin embargo, el escepticismo de este modelo, a veces etiquetado como neoliberalismo por los críticos, que lo relacionan con los argumentos liberales del siglo XIX a favor del libre comercio, creció y Gran Bretaña votó en 2016 para abandonar la Unión Europea. Ese mismo año, Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos en una plataforma que incluía un llamado a aranceles a las importaciones chinas y mexicanas, que implementó cuando asumió el cargo.

Los críticos de los acuerdos comerciales multilaterales libres de aranceles, que provienen de ambos extremos del espectro político, argumentan que erosionan la soberanía nacional y fomentan una carrera hacia abajo en términos de salarios, protección de los trabajadores y calidad y estándares del producto. Mientras tanto, los defensores de tales acuerdos afirman que los aranceles conducen a guerras comerciales, perjudican a los consumidores, obstaculizan la innovación y fomentan la xenofobia.

Adblock
detector