20 abril 2021 0:56

Fondos de bonos frente a ETF de bonos: ¿Cuál es la diferencia?

Fondos de bonos frente a ETF de bonos: descripción general

Los fondos de bonos y los ETF de bonos o los fondos cotizados en bolsa invierten en una canasta de bonos o instrumentos de deuda. Los fondos de bonos o fondos mutuos contienen un conjunto de capital de los inversores mediante el cual el administrador del fondo asigna el capital a varios valores. Un ETF de bonos rastrea un índice de bonos con el objetivo de igualar los rendimientos del índice subyacente.

Los fondos de bonos y los ETF de bonos comparten varias características, incluida la diversificación a través de carteras que contienen numerosos bonos. Tanto los fondos como los ETF tienen inversiones mínimas requeridas más pequeñas que serían necesarias para lograr el mismo nivel de diversificación mediante la compra de bonos individuales al construir una cartera.

Antes de comparar fondos de bonos y ETF de bonos, vale la pena tomarse unos minutos para revisar las razones por las que los inversores compran bonos. La mayoría de los inversores ponen bonos en una cartera para generar ingresos. Un bono es un instrumento de deuda que generalmente paga una tasa de interés, llamada tasa de cupón cada año al tenedor del bono. Aunque comprar y vender bonos para generar ganancias de las fluctuaciones en sus precios es una estrategia viable, la mayoría de los inversionistas invierten en ellos para pagar sus intereses.

Los inversores también compran bonos por motivos relacionados con el riesgo, ya que buscan almacenar su dinero en una inversión que sea menos volátil que las acciones. La volatilidad es la medida en que el precio de un valor fluctúa con el tiempo.

Tanto los fondos de bonos como los ETF de bonos pueden pagar dividendos, que son pagos en efectivo de las empresas por invertir en sus valores. Ambos tipos de fondos ofrecen una amplia variedad de opciones de inversión que van desde bonos gubernamentales de alta calidad hasta bonos corporativos de baja calidad y todo lo demás.

Tanto los fondos como los ETF también se pueden comprar y vender a través de una cuenta de corretaje a cambio de una pequeña tarifa por operación. A pesar de estas similitudes, los fondos de bonos y los ETF de bonos tienen características únicas que no se comparten.

Conclusiones clave

  • Los fondos de bonos y los ETF de bonos o los fondos cotizados en bolsa invierten en una canasta de bonos o instrumentos de deuda.
  • Los fondos de bonos o fondos mutuos contienen un grupo de capital de inversionistas a través del cual el fondo se administra activamente y mediante el cual el capital se asigna a varios valores.
  • Los ETF de bonos rastrean un índice de bonos diseñado para igualar los rendimientos del índice subyacente y, por lo general, tienen tarifas más bajas que los fondos mutuos.

Fondos de bonos

Los fondos mutuos llevan muchos años invirtiendo en bonos. Algunos de los fondos equilibrados más antiguos, que incluyen asignaciones tanto a acciones como a bonos, se remontan a finales de la década de 1920.

En consecuencia, una gran cantidad de fondos de bonos existentes ofrecen una variedad significativa de opciones de inversión. Estos incluyen tanto los fondos indexados, que buscan replicar varios índices de referencia y no hacen ningún esfuerzo por superarlos, como los fondos administrados activamente, que buscan superar sus índices de referencia.

Los fondos administrados activamente también emplean a analistas de crédito para realizar investigaciones sobre la calidad crediticia de los bonos que compra el fondo para minimizar el riesgo de comprar bonos que probablemente incurran en incumplimiento. El incumplimiento ocurre cuando el emisor del bono no puede hacer pagos de intereses o devolver el monto original invertido debido a dificultades financieras. A cada bono se le asigna una calificación de calidad crediticia por parte de las agencias de calificación crediticia que evalúan la viabilidad financiera del emisor y la probabilidad de incumplimiento.

Los fondos de bonos están disponibles en dos estructuras diferentes: fondos abiertos  y fondos de inversión cerrados. Los fondos abiertos se pueden comprar directamente a los proveedores de fondos, lo que significa que no es necesario comprarlos a través de una cuenta de corretaje. Si se compra directamente, se puede evitar la comisión de corretaje. De manera similar, los fondos de bonos se pueden vender a la compañía de fondos que emitió las acciones, lo que las hace altamente líquidas o fáciles de comprar y vender.

Además, los fondos de capital variable se cotizan y se negocian una vez al día, una vez que el mercado cierra y se determina el valor liquidativo (NAV) de cada fondo. El precio de negociación es un reflejo directo del NAV, que se basa en el valor de los bonos en la cartera.

Los fondos abiertos no se negocian con una prima o un descuento, lo que hace que sea fácil y predecible determinar con precisión cuánto generarán las acciones de un fondo si se venden. Un bono vendido con una prima tiene un precio de mercado más alto que su valor nominal original, mientras que un descuento es cuando un bono se cotiza a un precio más bajo que su valor nominal.

En particular, algunos fondos de bonos cobran una tarifa adicional si se venden antes de un cierto período de tenencia mínimo requerido (a menudo 90 días), ya que la compañía de fondos desea minimizar los gastos asociados con el comercio frecuente.

Los fondos de bonos no revelan diariamente sus tenencias subyacentes. Por lo general, liberan tenencias semestralmente, y algunos fondos informan mensualmente. La falta de transparencia dificulta a los inversores determinar la composición precisa de sus carteras en un momento dado.

ETF de bonos

Los ETF de bonos son un participante mucho más nuevo en el mercado en comparación con los fondos mutuos, con iShares lanzando el primer ETF de bonos en 2002. La mayoría de estas ofertas buscan replicar varios índices de bonos, aunque también están disponibles un número creciente de productos administrados activamente.

Los ETF a menudo tienen tarifas más bajas que sus contrapartes de fondos mutuos, lo que potencialmente los convierte en la opción más atractiva para algunos inversores en igualdad de condiciones.

Los ETF de bonos funcionan de manera muy similar a los fondos cerrados, ya que se compran a través de una cuenta de corretaje en lugar de hacerlo directamente a una compañía de fondos. Del mismo modo, cuando un inversor desea vender, los ETF deben negociarse en el mercado abierto, lo que significa que se debe encontrar un comprador porque la compañía de fondos no comprará las acciones como lo haría con los fondos mutuos de capital variable.

Al igual que las acciones, los ETF se negocian durante todo el día. Los precios de las acciones pueden fluctuar momento a momento y pueden variar bastante durante el transcurso de la negociación. Se han observado extremos en la fluctuación de precios durante las anomalías del mercado, como el llamado Flash Crash  de 2010. Las acciones también pueden negociarse con una prima o un descuento sobre el valor liquidativo subyacente de las participaciones.

Si bien las desviaciones significativas en el valor son relativamente poco frecuentes, no son imposibles. Las desviaciones pueden ser motivo de especial preocupación durante los períodos de crisis, por ejemplo, si un gran número de inversores buscan vender bonos. En tales eventos, el precio de un ETF puede reflejar un descuento al NAV porque el proveedor del ETF no está seguro de que las tenencias existentes puedan venderse a su valor liquidativo actual declarado.

Los ETF de bonos no tienen un período de tenencia mínimo requerido, lo que significa que no se imponen sanciones por vender rápidamente después de realizar una compra. También se pueden comprar con margen y vender en corto, lo que ofrece una flexibilidad significativamente mayor en términos de negociación que los fondos mutuos abiertos. El margen implica pedir prestado dinero o valores a un corredor para invertir. Además, a diferencia de los fondos mutuos, los ETF de bonos revelan sus tenencias subyacentes a diario, lo que brinda a los inversores una transparencia total.



Tanto los fondos de bonos como los ETF de bonos tienen similitudes, las tenencias dentro de los fondos y sus tarifas cobradas a los inversores pueden variar.

¿Fondo de bonos o ETF de bonos?

La decisión de comprar un fondo de bonos o un ETF de bonos generalmente depende del objetivo de inversión del inversor. Si desea una gestión activa, los fondos mutuos de bonos ofrecen más opciones. Si planea comprar y vender con frecuencia, los ETF de bonos son una buena opción. Para los inversores a largo plazo que compran y mantienen, los fondos mutuos de bonos y los ETF de bonos pueden satisfacer sus necesidades, pero es mejor investigar las participaciones en cada fondo.

Si la transparencia es importante, los ETF de bonos le permiten ver las tenencias dentro del fondo en cualquier momento. Sin embargo, si le preocupa no poder vender su inversión en ETF debido a la falta de compradores en el mercado, un fondo de bonos podría ser una mejor opción, ya que podrá vender sus participaciones al emisor del fondo.

Como ocurre con la mayoría de las decisiones de inversión, es importante investigar y hablar con su corredor o asesor financiero.

 

Adblock
detector